• Regístrate
Estás leyendo: 100 días de gobierno
Comparte esta noticia
Lunes , 23.07.2018 / 10:52 Hoy

Miscelánea Política

100 días de gobierno

Carlos Meza Viveros

Publicidad
Publicidad

Hace 80 días escribí que en menos de tres semanas Antonio Gali Fayad había logrado imprimir su estilo personal de gobierno, contra todo pronóstico y deseo de algunos macarras enquistados en su administración, gracias a su capacidad y don de gente. Hoy, a 100 días de iniciado su gobierno, Tony ha logrado posicionarse como uno de los cinco mejores gobernadores en el país, así calificado por quienes gobierna y reconocen en él logros y cualidades que pocos políticos de ese nivel hacen valer.

La brevedad del periodo que le tocó gobernar, le obliga a actuar con rapidez y eficacia. Sabe que no puede perder el tiempo en aspavientos y titubeos. Conduce su gobierno con firmeza, pero sin actitudes zafias. Educado y centrado, está determinado a cumplir cada una de sus promesas de campaña, al mismo tiempo que resuelve los entuertos que se le presentan y los que algunos colaboradores atolondrados le ocasionan, con sus grillas, futurismos, conjuros, golpeteos y equivocaciones.

Al respecto, Gali ha cumplido ya 8 de los 22 compromisos que firmó ante la Notaria Pública 56, Hilda Torres Gómez. Le quedan 19 meses para cumplir los otros 14. En estos poco más de tres meses, el gobernador ha logrado que todos los preescolares públicos del estado cuenten con equipo de cómputo; la creación del área especializada a personas con discapacidad y de la Subsecretaría Especializada en la Atención a Pueblos Indígenas; la reducción de su salario y de sus funcionarios de primer nivel en un 10 por ciento; la instalación de botones de pánico en autobuses RUTA; la creación de la Coordinación Especializada para Prevenir la violencia contra las Mujeres y Niñas; la creación de la Coordinación Estatal de Transparencia y gobierno abierto y la de un gobierno cercano a la gente, así como la realización de más operativos contra huachicoleros y para la recuperación de vehículos robados, aunque el responsable de esta área parezca su enemigo.

Sin embargo, en este escenario tan venturoso cabe señalar que el gobernador ha sido demasiado prudente con varias personas, que sólo ven por sus intereses tanto a través del ejercicio del gobierno local como de las aspiraciones de RMV. Individuos de dudosa ralea que se ven con un pie aquí y otro en Los Pinos, que pretenden construir pequeños cotos de poder redituable y en consecuencia no les importa comprometer al Ejecutivo ni oponerse a los verdaderos colaboradores de Tony, que por el momento se han limitado a ver y reportar tan cucha guerra de egos y ambiciones.

Estoy de acuerdo en que el tiempo es el principal enemigo y no cabe distraerse por el momento. Ya habrá oportunidad de poner orden en casa y echar el lastre por la borda. Se equivocan entonces quienes creen que el margen de maniobra es mínimo. Por el contrario, después de 100 días, Gali tiene todos los hilos en sus manos y ha empezado a moverlos en función de su proyecto, sin desbocarse, pero seguro de hacia dónde quiere llegar.

Que no se preocupen entonces aquellos funcionarios de primer nivel que a veces creen ser el platillo principal de una inclemente cena de negros, en la que imberbes personajes recomendados o testaferros de quienes sólo sirven a sus intereses, se dedican a anunciar que en unos cuantos días serán ellas o ellos quienes asuman los cargos de quienes hoy son sus superiores jerárquicos, supuestamente inmovilizados por las traiciones de algunos de sus subordinados, para empezar a preparar la venida de sus padrinos y madrinas. ¡Mejor que se preparen ellos para buscar trabajo en otro lado, porque el tiempo apremia y no estamos para perderlo en grillas de baja estofa! Lo digo sin acritud, ¡pero lo digo!

mezavcm.abogados@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.