• Regístrate
Estás leyendo: Se va el menos culpable
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 05:02 Hoy

Cambio de juego

Se va el menos culpable

Carlos Meza Bañuelos

Publicidad
Publicidad

El futbol es de memoria corta y resultados cortos. Con el cese de Gerardo Espinoza del banquillo, Atlas buscará un giro total en un proyecto deportivo que solo va en caída en este 2018.

Cuando se fue José Guadalupe Cruz a inicios de 2018, ¿adivinen quién entró al quite? Así es: Espinoza. Y solo dirigió un juego de interino, cuando ya estaba Rubén Omar Romano listo para dirigir ocho juegos y perder cinco, ganar dos y empatar uno, ¿y adivinen quién entró al quite de nuevo? Pero esta vez no fue un juego como interino, sino cinco, y se fue invicto hasta el final del torneo. Claro, aquel equipo estaba mejor armado y contaba con jugadores como Milton Caraglio o Rafael Márquez; el primero fue vendido sin dudar por una muy buena cantidad y el segundo es el actual presidente deportivo.

Claro que la directiva del Atlas tiene todos los argumentos para darle las gracias a su ex DT por estas ocho jornadas sin victorias, con seis derrotas, un gol a favor, trece en contra y el tristísimo último lugar del torneo.

Lo que me pregunto es si le atribuyeron también las salidas en falso, los rebotes al centro, las expulsiones tempraneras, las faltas regaladas, los penales consecutivos fallados o simplemente la novatez de un club que no ha sabido contratar. Para su mala fortuna, las lesiones no dejaron a una plantilla que perdió en las últimas semanas a piezas importantes: Leiton Jiménez, Ricardo Álvarez y Octavio Rivero (estos dos últimos con lesión o sin lesión su producción es la misma). La cereza en el pastel de las lesiones es Nicolás Pareja, que aún sin debutar, tiene esguince en la rodilla, pero ese es otro tema, el de las contrataciones fallidas de los últimos torneos y que deriva en sacar más a fuerza que por planeación a canteranos que no terminan por dar el ancho dado las urgencias del club.

Se va el menos culpable. Podrá llegar Juan Manuel Lillo o Jorge Almirón, pero ninguno tendrá la barita mágica para cambiar todo de la noche a la mañana. Se han ido entrenadores, directores deportivos y hasta jugadores. Ayer se fue el que estaba al alcance, pero en Atlas hay muchos responsables de una bola de nieve que crece y crece.

carlos.mezab@milenio.com

twitter@CharliMeza

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.