• Regístrate
Estás leyendo: El astro que encandila
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 16:13 Hoy

Cambio de juego

El astro que encandila

Carlos Meza Bañuelos

Publicidad
Publicidad

“Si me buscan me van a encontrar, yo no me escondo”. Con  esa frase, Diego Armando  Maradona puso la cereza del  pastel en su presentación como  entrenador de Dorados. Y es que  para bien o para mal, el argentino  sigue y seguirá arrasando con toda  la atención mediática. El Pelusa sabe  y disfruta del show, se deja querer  principalmente, además de la gente,  por los medios de comunicación.

Un espectáculo donde incluso ya  hubo representantes de los medios  que aplaudieron a cada respuesta  que daba Diego en su primera conferencia  de prensa, como si fuese  una función, donde se habló de todo  menos de lo más importante: futbol.

Sus adicciones, sus problemas, sus  frases polémicas, su forma de divagar  mientras hablaba y hasta su manera  de encarar a la prensa es y seguirá  siendo, insisto, para bien o para mal  (depende de los ojos con que se mire)  el foco de atención de un personaje  de tal magnitud que sin ser un buen  entrenador basta con todo su pasado  bueno y malo para estar ahí, con los  medios girando a su alrededor como  si fuera el astro rey.

Desde el jueves, el DT se roba la atención,  el show, las miradas, los clics. Si te  apellidas Maradona, en México puedes  encandilar totalmente el regreso del  culichi Julio Urías al primer equipo de  los Dodgers, la gran semana del también  culichi Óliver Pérez con Indios, el  segundo cuadrangular del sonorense  novato Luis Urías con Padres, el salvamento  16 del sinaloense Roberto Osuna  con Astros, la semana más importante  del jalisciense Saúl Álvarez previo a su  pelea con Gennady Golovkin y hasta la  previa de un México vs Estados Unidos  que ha perdido fuerza e interés.

De todo lo anterior el menos culpable  es Diego Armando. Al fin y al  cabo el ya advirtió: si lo buscan lo van  a encontrar, como cuando alguien  observa demasiado al sol sabiendo  que puede quedar encandilado o  hasta ciego.

Todo esto causó la presentación,  ahora falta la función del primer  juego, del primer festejo por un gol,  del primer triunfo, del primer truene,  de la primera fiesta, entre otras  actividades que sin duda serán del  escarnio e interés público.


carlos.mezab@milenio.com 

twitter@CharliMeza

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.