• Regístrate
Estás leyendo: Chivas debe preocuparse por diciembre
Comparte esta noticia

Cambio de juego

Chivas debe preocuparse por diciembre

Carlos Meza Bañuelos

Publicidad
Publicidad

La Liguilla del Apertura 2018 ya es una meta más que lejana. A falta de tres juegos y con una de las peores rachas en casa que se le recuerde, Chivas debe enfocarse deportiva como administrativamente en el reto que tendrá en diciembre cuando debute en el Mundial de Clubes.

Ejemplos hay muchos de equipos que a pesar de ser campeones de su zona meses antes del Mundialito, el debut es un rotundo desastre por el pobre nivel.

Por más que José Cardozo insista que su equipo irá por los dos torneos la realidad está muy alejada de los objetivos planteados por el entrenador y la directiva. Ahora con los pocos puntos que quedan, ni aunque los rojiblancos ganaran sus tres juegos sería una garantía de meterse a la fiesta grande porque llegarían a 25 puntos a la espera de que otros equipos que están arriba no ganen, algo que luce casi imposible tomando en cuenta todas las combinaciones y sobre todo que el Guadalajara tiene cinco juegos consecutivos sin ganar en Liga.

El torneo local terminó por ser un espejismo que basado en las bondades que da la liga mexicana el acumular tres victorias seguidas luego de una mala racha de cuatro duelos te pone a soñar y pensar en que puedes aspirar a algo que desde el comienzo lucía lejano en un plantel que no fue apuntalado y perdió piezas importantes e insustituibles. Los tres triunfos seguidos ante Veracruz, Necaxa y Atlas, tres de los cuatro coleros, fue una ilusión que se fortaleció un poco con una goleada al Monterrey a mediados de septiembre y que hoy, a punto de entrar en noviembre, es el último recuerdo del Rebaño saliendo victorioso de un campo de futbol.

El problema para Chivas es que su grandeza no permite que pase un torneo sin meterse entre los ocho que buscan el título, pero el asunto se pone al rojo vivo si en lugar de uno son tres los semestres sin clasificarse a la Liguilla. No quiero imaginar lo que sería que el 15 de diciembre la mala racha y la poca efectividad sigan a los rojiblancos hasta los Emiratos Árabes contra el campeón asiático y una derrota termine por poner el último clavo a un año convulso.

En Chivas tienen mes y medio para reparar su juego y preparar un torneo de relevancia mundial, porque en tres jornadas no harán lo que no pudieron hacer 14 partidos atrás a nivel local.

carlos.mezab@milenio.com



twitter@CharliMeza



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.