• Regístrate
Estás leyendo: Nuevo Cancún, mal hecho
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 20:34 Hoy

Sin pedir audiencia

Nuevo Cancún, mal hecho

Carlos Martínez Macías

Publicidad
Publicidad

Con el mismo boato con el que el 26 de enero de 2010, el entonces gobernador Emilio González Márquez, anunciaba el proyecto de Chalacatepec que sería según sus palabras un nuevo Cancún, “pero bien hecho”; el Instituto de Pensiones anunciará este miércoles en plena Costa Alegre los avances del polémico mega desarrollo.

En la rueda de prensa estarán entre otros, el presidente del Consejo de Administración de Pensiones, Francisco Ayón; el secretario de Turismo, Enrique Ramos Flores; la titular de Semadet, Magdalena Ruiz Mejía; el director y socio fundador de Rasaland, Juan Cristóbal Bremer y quien se ostenta como presidente del ejido José María Morelos, Jesús Larios Guzmán.

Los funcionarios que intervendrán en el anuncio, seguramente informarán de la autorización de la Manifestación de Impacto Ambiental SGPA/DGIRA/DG/04452 otorgada por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) de fecha 22 de junio de 2016, otorgada al proyecto Desarrollo Vistas de Chala Mar S. de R.L. de C.V.

Con esta anuencia, los promotores de Chalacatepec cuentan con luz verde para el nuevo mega desarrollo de cuatro mil 650 cuartos, que considera la construcción de un “pueblo” que albergaría dos hoteles boutique, comercios, un mercado del mar y viviendas para pescadores y habitantes de la región que trabajarían en la oferta hotelera y comercial.

También aquí se presentarán los avances de la construcción del “aeropuerto” de Costa Alegre, del desistimiento del amparo 711/2013 que mantiene congelados los trabajos, la ampliación de la carretera 200 y la incorporación del Fideicomiso de Chalacatepec a la empresa Actur, que incluye el proyecto de La Mandarina en Nayarit y el hotel Four Seasons de la ciudad de México.

Lo que seguramente no informarán en esta rueda de prensa, será que todo el proyecto de mil 200 hectáreas está sostenido en suelos pantanosos.

Por ejemplo, el amparo 711/2013 que detuvo el proyecto, se encuentra “sub judice”, es decir, pendiente de resolución, debido a la controversia agraria 15/2016 interpuesta ante el Tribunal Unitario Agrario del Distrito 13 de Jalisco mediante la cual se impugnó la elección de Jesús Larios Guzmán como presidente del ejido José María Morelos, en reunión celebrada en “Casa Sarita”, una finca particular.

La controversia impugna todos los actos sancionados por la citada directiva, incluido el desistimiento del amparo, convenios y convocatorias de asambleas como la que pretenden realizar el próximo 21 de agosto para certificar tierras y reconocer la propiedad de particulares en las tierras del mega desarrollo turístico.

Dentro del proceso, el tribunal agrario citó para las 13 horas del dos de septiembre de 2016, a los que se ostentan como presidentes del comisariado ejidal con el fin de resolver la personalidad legal y determinar quién es el auténtico representante del ejido.

Además, la misma Manifestación de Impacto Ambiental ha sido impugnada por la comunidad afectada mediante recurso de revisión por la violación de la Declaración de Río Sobre Medio Ambiente y Desarrollo, al considerar que los habitantes son afectados en sus actividades de pesca, agricultura, ganadería y extracción de sal.

También invocan el Protocolo de Nagoya Sobre acceso y Participación de los Beneficios que según los demandantes fue ignorado al pasar por alto los valores y compensaciones hacia la comunidad, por lo cual piden la nulidad de la autorización ambiental.

Es decir, que en medio de la ficticia euforia oficial, el gobierno estatal le apostará al enredo para seguir impulsando un nuevo Cancún para nada bien hecho.

La próxima semana: “Chalacatepec, la historia de Casa Sarita”.

(Lo invito que me lea, escuche y vea en www.paraleloveinte.com).

martinezmcarlos@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.