• Regístrate
Estás leyendo: Iconia, el tercer nombre
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 14:28 Hoy

Sin pedir audiencia

Iconia, el tercer nombre

Carlos Martínez Macías

Publicidad
Publicidad

Con nuevo nombre, “Plan Maestro Huentitán”, los promotores del desarrollo Puerta Guadalajara y después Iconia, relanzan el anzuelo para transformar terrenos municipales en un megadesarrollo urbano con las mismas dudas y lagunas legales de siempre.

Prueba de ello, es que para arrancar el proyecto como tal, el punto de partida será el desistimiento por parte del ayuntamiento de Guadalajara del juicio mediante el cual pretendía el municipio recuperar las 13.6 hectáreas en posesión –-por carambola— de Operadora Hotelera Salamanca.

El nuevo intento incluye los 688 millones de pesos originales de Puerta Guadalajara -–ni un peso más— establecidos en el convenio que dio paso al fideicomiso, mismos que se emplearán en obras de infraestructura vial, mejoramiento urbano de barrios de la zona, parques, miradores, áreas de usos múltiples, un planetario, un centro deportivo y un malecón.

Establecida la inversión para el municipio en 65.5 millones de dólares (de 2008, a razón de 10.50 por dólar), los 688 millones de pesos equivaldrían al tipo de cambio de hoy de 18.54 por dólar, a poco más de 37 millones de dólares. Es decir, ocho años después de haberse publicado en la Gaceta Municipal el decreto D54/17/08 el 10 de julio de 2008 que dio luz verde a Puerta Guadalajara, la inversión se redujo 28.5 millones de dólares.

Aunque según jurisprudencia, un contrato en dólares e incumplido, deberá ser cubierto al tipo de cambio en que fue suscrito, lo cierto es que si antes era desventajoso el acuerdo para el Ayuntamiento, ocho años después es todavía más leonino.

Revisemos: el proyecto original incluía una torre de 62 pisos, nueve edificios de departamentos de 25 pisos, nueve edificios de departamentos de 35 pisos, un hotel, un centro comercial y un estacionamiento subterráneo.

A cambio el compromiso era construir un centro de convenciones, museo panamericano, escuela primaria, urbanización en la zona, una estación de Cruz Roja, rehabilitación del Planetario, rehabilitación del parque Huentitán y reforestación del zoológico Guadalajara.

En total, el ayuntamiento entrega al particular, en ese tiempo Grupo Mecano, más de 136 mil metros cuadrados, pero éste con sus torres y otras construcciones recibe en realidad 796 mil metros cuadrados de superficie para construir.

Por si fuera poco, el Colegio de Arquitectos y Urbanistas de Jalisco estimó que el cúmulo de licencias y permisos municipales para levantar el complejo, tendría un costo de al menos 600 millones de pesos los cuales son condonados como parte del convenio.

Mecano América recibió en 2008 la posesión de las 13.6 hectáreas sin aportar recurso alguno y solamente con la promesa de desarrollar equipamiento público que tampoco edificó.

Eso sí, con la posesión del bien, en 2012 cedió sus derechos accionarios en el fideicomiso a Operadora Hotelera Salamanca, en una operación de dudosa legalidad ya que la cesión debió pasar por el pleno del ayuntamiento para ser avalada.

En ese mismo año, el municipio pudo haber hecho efectiva la décima tercera cláusula prevista en el convenio marco para cobrar la sanción de más de 40 millones de pesos por incumplimiento en la entrega de las obras. Todavía más, la cláusula décima cuarta establece la pena de 688 millones de pesos a partir del 2014 si no se han entregado los equipamientos prometidos.

Es decir, Grupo Mecano transmitió irregularmente sus derechos a Operadora Hotelera Salamanca quien mantiene la posesión de un predio que desde hace cuatro años debió recuperarse.

En lugar de ello, el ayuntamiento se desistirá del juicio contra los desarrolladores y una vez más dará luz verde al megadesarrollo con un tercer nombre.

(Lo invito que me lea, escuche y vea en www.paraleloveinte.com).

martinezmcarlos@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.