• Regístrate
Estás leyendo: Y se quejaban del humo de tabaco…
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 03:57 Hoy

El asalto a la razón

Y se quejaban del humo de tabaco…

Carlos Marín

Publicidad
Publicidad

En lo que se toman las medidas de fondo que anunció ayer el Presidente (que implican la puesta de acuerdo de la Federación y los gobiernos de Puebla, Hidalgo, Morelos, Tlaxcala, Estado y Ciudad de México para homologar la verificación vehicular), y que Miguel Ángel Mancera juzga insuficientes, la capital volvió a aplicar la receta colombiana pico y placa que se adoptó en 2002 ante otra catástrofe ambiental y que hace poco más de un mes, qué bueno, se precisó como protocolo en la Gaceta Oficial.

Aunque la actividad industrial en el Valle de México provoca humos y polvos letales, la mayor cantidad de veneno (más de 70 por ciento) proviene de vehículos terrestres y aéreos.

Si hasta el eléctrico Metro contamina, ¿cuánto no intoxican el transporte de carga, los microbuses o los destartalados camiones recolectores de basura con sus viejos motores, la pepena y el zangoloteo de los desperdicios?

Audacia y determinación, pidió Peña para enfrentar el problema.

Cobardía y consultitis viene siendo la conducta de los siete gobiernos implicados para no agarrar el toro por los cuernos.


cmarin@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.