• Regístrate
Estás leyendo: Preocupante arranque de año
Comparte esta noticia

El asalto a la razón

Preocupante arranque de año

Carlos Marín

Publicidad
Publicidad

Contados los últimos dos años del gobierno de Miguel Alemán Valdés, los 11 mandatarios que le sucedieron y las cinco semanas del actual, en 68 años y fracción de 1950 a la fecha, México ha tenido 13 presidentes, de los cuales únicamente dos, por causas en absoluto distintas, han encabezado un enero de zozobra: Ernesto Zedillo Ponce de León y Andrés Manuel López Obrador.

En el arranque de 1995 la economía nacional estaba colapsada por el "error de diciembre" (definido así por Carlos Salinas de Gortari), con fuga de capitales, devaluación superior al 100 por ciento, desinfle de las reservas internacionales, caída del Producto Interno Bruto, quiebra de los bancos y desempleo masivo y repentino. Debieron pasar más de 20 años para que el peso medio recuperara su poder adquisitivo anterior a tan descomunal crisis (de la que el saliente y el entrante se culparon mutuamente).

La pesadilla con que hoy empieza el año se sintetiza en el desabasto de gasolina, nunca visto, en varios estados de la República, de manera escandalosa en ciudades como Aguascalientes, Guadalajara, Toluca, León y otros municipios de Guanajuato, Michoacán, Hidalgo y Querétaro.

Pero la incertidumbre sobre lo que suceda con la economía es mucho más dramática por la echada a la calle de miles de trabajadores de confianza en las instituciones públicas, la reducción de las percepciones (con cascada de quejas ante la CNDH) y la desconfianza que sigue generando en los inversionistas la insensata cancelación del aeropuerto en Texcoco (tema éste con la perla negra de que el secretario de Comunicaciones y Transportes da por terminadas las obras que el Grupo Aeroportuario anuncia continuarán al menos por seis meses).

Y respecto de la mayor preocupación social: la creciente inseguridad, la apuesta por una Guardia Nacional que atraviesa por un descocado proceso que va de la carencia de su marco constitucional, al prepotente reclutamiento anticipado para una corporación legalmente inexistente.

La escasez de gasolina quiere justificarse con el cierre de ductos para que dejen de robarla los huachicoleros. Tan luminosa estrategia equivale a cerrar el sistema Cutzamala porque los ladrones de agua perforan tomas clandestinas. ¿El combustible se abastecerá con pipas? En época de escasez, en algunas colonias de la capital del país hay auge de secuestro de las unidades que reparten agua.

Para la Guardia Nacional se ofrecen 50 mil plazas. ¿Cuántos puestos de confianza desaparecerán? En el gobierno federal eran hasta noviembre, aproximadamente, 270 mil y no se sabe de nadie que ahora quiera darse de alta como polisoldado.

¿Y qué con la ocurrencia de civilizar la base aérea de Santa Lucía? Nada que acabe con el agobio: sigue a cargo del asistente del contratista Riobóo, autor del risible teorema: "Los aviones no chocan, automáticamente se repelen...".

cmarin@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.