• Regístrate
Estás leyendo: No bastan las buenas intenciones
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 07:20 Hoy

El asalto a la razón

No bastan las buenas intenciones

Carlos Marín

Publicidad
Publicidad

Una lectora, que parece saber de lo que habla y prefiere no se divulgue su identidad ni dónde trabaja, escribe:

El caso de Mamá Rosa es lastimoso, no por ella sino por los niños que albergaba. Pero, ¿y las criaturas? Es increíble la forma en que personas sin preparación alguna como educadores (desde agentes de seguros hasta, sin ofender, amas de casa) se acercan a fedatarios para que soliciten la autorización ante la Secretaría de Economía y constituir casas hogar y/o de asistencia para menorcitos de edad.

Pero si van a rescatar, cuidar, ¡educar! a niños, ¿cómo es posible que entre los constituyentes a ninguno se le exijan estudios específicos para desempeñar esa tarea?

La autoridad debiera impedir que posibles charlatanes y vividores aprovechen la oportunidad para hacerse de dinero fácil por medio de donativos de particulares, de otras asociaciones y hasta de algunas dependencias gubernamentales.

De las que tuvo la señora Verduzco para fundar La Gran Familia no hay por qué dudar, pero de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno…

cmarin@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.