• Regístrate
Estás leyendo: Los enredos de Nestora
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 10:47 Hoy

El asalto a la razón

Los enredos de Nestora

Carlos Marín

Publicidad
Publicidad

En el caso Nestora hay detalles que causan indignación por sus afrentas a la dignidad humana o que mueven a la compasión por el enredo en que ella misma se entrampó: 

Su coartada cierta de ser mexicano-estadunidense la ocultó en su primera diligencia judicial (como también ante el INE al registrarse candidata a senadora por Morena), pero le sirvió para salir de la cárcel porque no tuvo asistencia consular.

Todo indica, sin embargo, que su doble nacionalidad la inhabilita para ser legisladora: el artículo 33 de la Constitución ordena: “Los extranjeros no podrán de ninguna manera inmiscuirse en los asuntos políticos del país”.

Por paisana que sea, la señora también es extranjera y no habría manera de saber para cuál país trabajaría.

Enredada en sus artimañas, a la ex policía comunitaria violadora de los derechos humanos e indiciada por los delitos de secuestro y homicidio tampoco le serviría de nada que para ser senadora renunciara a su nacionalidad estadunidense porque, en ese supuesto, el juez podría solicitar una nueva orden de aprehensión, pero ella ya no asistencia consular gringa...

cmarin@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.