• Regístrate
Estás leyendo: Duro, seco y al encéfalo
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 06:37 Hoy

El asalto a la razón

Duro, seco y al encéfalo

Carlos Marín

Publicidad
Publicidad

Desde mayo, cuando la facción peor capacitada y más retardataria del magisterio reactivó sus movilizaciones contra la reforma educativa, nadie sino hasta ayer había puesto los puntos sobre las íes en el centro de un problema donde la enseñanza es obvio pretexto para socavar no solo al gobierno sino al Estado mexicano.

Y lo hizo el populista y carismático Andrés Manuel López Obrador.

En charla de radio con Ciro Gómez Leyva, habló en términos explicablemente inimaginables en labios de Enrique Peña o los secretarios federales de Gobernación y Educación:

La reforma educativa, dijo, “hay que revisarla, no derogarla”, porque esto “sería la claudicación del gobierno”, siendo que “la responsabilidad mayor recae en el Poder Legislativo”.

Y dio esta lección inobjetable de política:

“Pedir que se derogue es la claudicación del gobierno. No nos conviene a nadie. Nosotros no queremos construir el nuevo México a partir de escombros. Tiene que haber autoridad y tenemos que llegar al 18 con estabilidad y paz social. Si se le vence por completo a Peña, no va a haber estabilidad y no va a haber gobierno…”.

cmarin@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.