• Regístrate
Estás leyendo: ¡De lo que Tlayacapan se salvó!
Comparte esta noticia
Domingo , 17.06.2018 / 18:58 Hoy

El asalto a la razón

¡De lo que Tlayacapan se salvó!

Carlos Marín

Publicidad
Publicidad

Postulado por Nueva Alianza, el presidente municipal de Tlayacapan, Morelos, Dionisio de la Rosa Santamaría, juraba y perjuraba que no aceptaría jamás el mando único policiaco.

Ayer sin embargo, al saludar a Enrique Galindo y Alberto Capella, comisionados federal y estatal de Seguridad Pública, quienes fueron a notificarle del decreto de mando único expedido por el gobernador Graco Ramírez, se mostró amable y comedido, y lo primero que hizo fue presentarles… ¡a su jefe de la policía municipal!

Los funcionarios le hicieron ver que no podía designar a nadie que no estuviese certificado porque violaría la ley, pero Dionisio neceó: “Les presento al sensei Abel”.

Conocieron entonces a un muchacho de 19 o 20 años enfundado en una camiseta con un dragón estampado.

“¿Qué experiencia policiaca tienes?”, le preguntaron, y el sensei les respondió: “Ninguna, pero sé artes marciales…”.

Colofón: a Dionisio no le quedó más que apechugar que Galindo y Capella designaran a su verdadero jefe policiaco, y al sensei buscar chamba en alguna escuela de kung fu.

cmarin@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.