• Regístrate
Estás leyendo: A la orilla de un manglar...
Comparte esta noticia
Martes , 21.08.2018 / 14:00 Hoy

El asalto a la razón

A la orilla de un manglar...

Carlos Marín

Publicidad
Publicidad

En los lloriqueos por el manglar de Tajamar confluyen los oportunistas del Verde, los que viven el ecologismo como religión y habitantes de esa zona urbana que hasta los años 70, cuando comenzó a ejecutarse una de las mejores ideas internacionales en materia turística, era selva y playas, aprovechables entonces únicamente por flora y fauna silvestres.

Los opositores a que se aprovechen 22 de 59 hectáreas particulares omiten que, para compensar y desarrollar un espacio urbano prometedor de empleos y divisas, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo donó a la Semarnat más de tres mil 500 hectáreas cercanas que conforman la zona protegida y reconocida por la Convención de Ramsar (Irán, 1971), que vigila la conservación y el uso racional de humedales.

Debió ser el director del Fonatur (Héctor Gómez Barraza), en vez de su director jurídico (Manuel Mercado), quien diera la explicación de ayer, pero la información encuera a quienes chillan por falsos “impactos ambientales”.

¿Terminarán protestando por el exterminio del mosquito que transmite el dengue, el chikunguña y el zika…?

cmarin@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.