• Regístrate
Estás leyendo: Sabia virtud de conocer el tiempo
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 00:24 Hoy

Australadas

Sabia virtud de conocer el tiempo

Carlos Gutiérrez

Publicidad
Publicidad

"El tiempo me desgarra por sus dos polos".

César Fernández Moreno


Ya sé que así no se llama el asunto aquel atribuido al poeta Renato Leduc. Los viejos sabios de la tribu se aprestarán a enmendarme la plana más antes que después, y me dirán que el soneto se titula "Tiempo y destiempo". Y es verdad. Pero el primer verso resulta, digamos, más pizpireto y coquetón. Todo surgió a raíz de una charla universitaria en la que unas pupilas hicieron la madre de todas las preguntas: "¿y de qué va a tratar el programa de hoy, Charly?". Silencio absoluto previo a una risilla socarrona de mi parte. "No tengo la más remota idea, pero algo se me ocurrirá", sentencié a manera de escape, mientras la inquisidora ponía tal cara de circunstancia que hizo sentirme apenado. A mí, que creía haber perdido el miedo a la vergüenza mucho tiempo atrás.

¿De qué se puede hablar en un programa temático de radio, teniendo tan poco tiempo para prepararlo? (a manera de atenuante, tampoco es que faltaran minutos, era mediodía y mediaban cinco horas para el inicio del programa). Pues de eso, de tiempo, me dije a mí mismo, cuando esa voz cínica que algunos llevamos dentro salió a darle un mazapanazo a la incómoda pena. Y así surgió el tema, con la infaltable (y también lamentable) complicidad de El lujo de México y Chepe-Chepe, interpretando al alimón "Tiempo y destiempo". De ahí a cómo se llegó a Alan Parsons y su rolita "Time", solamente fue necesario un clavado a la cultura popular. En ese chapuzón aparecieron Antonio Aguilar con aquello de "... el tiempo pasa y no te puedo olvidaaar..."; Chayanne con "Tiempo de vals", y María Dolores Pradera gorgoreando "el tiempo que te quede libre, si te es posible, dedícalo a mí". ¡Zaz!

Surgieron, como era de esperarse los rocanroleros de Coda con "Dame un poco de tiempo", del disco Veinte para las doce. El famélico Benny y su tristísima canción "Tiempo"; la ex Mecano, Ana Torroja, con "A contratiempo"; "Sombras en tiempos perdidos", de cuando Caifanes era Caifanes, y la exquisitez de los Monocordio con "La hora del tiempo". Los regios de Kinky no podían faltar con "El tiempo", y Dildo con "Pide al tiempo". Eso en la lengua de Cervantes, en la de "Chicaspatas", como diría Cantinflas, ¡chato!, tenían que aparecer, por obligación, Pink Floyd y su "Time", de El lado oscuro de la luna, y la no menos veterana "Summertime", de la Bruja cósmica.

Y como uno no puede negar la cruz de su parroquia, había que incluir a Muse, con "Time is running out"; a los MGMT y el clásico "Time to pretend", y a Semisonic, con "Closing time". Mención aparte merece, ya que no había tiempo de andarse por las ramas, la implacable "Most of the time", del viejo Bob Dylan. "Old time rock and roll", de Bob Seger, no podía quedarse afuera del show, como tampoco Nelson con "Only time will tell". Total, que para ese momento lo que sobraba era material y entonces la preocupación pasó de la ausencia temática a la sobrepoblación de contenido.

Y todo por entrar en pánico antes de tiempo y no aplicar a las chamacas en cuestión, aquella máxima de "yo tranquilo, ustedes nerviosas".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.