• Regístrate
Estás leyendo: ¡Leo, hermano, ya eres mexicano!
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 17:49 Hoy

Australadas

¡Leo, hermano, ya eres mexicano!

Carlos Gutiérrez

Publicidad
Publicidad

Se dice que si Franz Kafka, el escritor del absurdo por excelencia, hubiera nacido en México habría sido un autor costumbrista. Ni duda cabe cuando aparecen imágenes como las de los parroquianos que se aventaron la puntada de ir al Ángel de la Independencia a celebrar el Óscar de Dicaprio. Escuché decir a Loret de Mola que con gusto se habría sumado al huateque de no haber tenido que dormir para estar en la mañana en su bodrio televisivo. ¡Ay ajá! Además, si alguien se atreve a sostener que era un ejercicio de sarcasmo, una de dos, o es un sospechosista consumado o de plano no conoce la naturaleza de este lugar sin límites.

Quiero suponer que de paso celebraron y sintieron como propio el triunfo de El Negro González Iñárritu (¿pues no que muy racistas los gringos?, si hasta al moreno le tocó estatuilla) y de El Chivo Lubezki, digo, ya que andaban en la chorcha ni modo de ser, ay así. Lo que me preocupa del asunto no es la desvelada dominguera que se aventaron, que equivale a estar fuera de lugar reventándose un chínguere en pleno martes a mediodía, no. Lo que me hace ruido es la facilidad con la que otorgan nacionalidades a diestra y siniestra sin tocarse el corazón, o más bien dejando que la sensiblería haga de las suyas.

¿Qué van a decir los Corcuera y los Limantour? Pues que a cualquier vato loco se le abre la puerta sin preguntar. Por eso luego nos va como nos va. Una cosa es que a Leonardo le hayan hecho el feo por años en la (n) Academia y que ya merecía que le hiciera justicia la revolución, y otra que se vuelva hijo putativo de esta tierra. Habiendo tantos motivos para manifestarse y declararse feliz, pero no, debían hacer de las suyas con su mitotería. Ya se sabe que estas zarandajas por aquí ni pasan.

En lugar de los "dicaprianos" excitados pudieron haber comparecido esos 3,360 "mayestros", a los que les acaban de dar cuello por andar de sindicalizados huele chiles y olvidarse de lo primordial: dar clases. Bajo la consigna de lo injusto que es hacerlos trabajar y que les evalúen (in)competencias, bien pudieron hacerse escuchar y así evitar el ridículo de los cinéfilos en cuestión y su faramalla chimiscolera. Aunque también pudieron ser los detractores de "Catémoc" Blanco, quienes ven con recelo que el alcalde de Cuernavaca y orgullo de "Notre Dame" de Coapa descuelgue los tachones y riegue nuevamente "clase" y estilacho en la grama del Azteca.

Ahora que si de usar la tribuna pública se trata, una serie de consignas (incluida una monumental mentada de madre) contra Donald Trump no habría venido nada mal. Con toda seguridad el asunto habría congregado a más raza, en especial por las simpatías que despierta el copetazo más indeseable de aquel y de este lado de la frontera. Aunque pienso que nadie como las ladys y los lores gandallas para manifestarse y defender su derecho a pasarse las leyes por la entrepierna. Que reclamen la intrusión a su exquisito nivel de vida por parte de los periscoperos que sólo buscan jorobar al prójimo. Este país necesita gente con causas, si no válidas, por lo menos un poco interesantes para manifestarse, no ternuritas aficionados al Blim. ¡Mis vidos!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.