• Regístrate
Estás leyendo: El efecto Osorio
Comparte esta noticia

Australadas

El efecto Osorio

Carlos Gutiérrez

Publicidad
Publicidad

Juro por el Osito Bimbo que así fue. 

En plena transmisión del partido Alemania vs. México, luego del gol que puso arriba a la “Salación Naconal”, una duda me nubló la razón. 

La compartí con el autor de mis días, con quien veía el pambol y coincidimos. 

“Si ganara México, ¿estaría el país preparado para el triunfo?” Se la solté a mi señor padre, obteniendo por respuesta un rotundo no. 

Motivos no faltaban para tal paranoia. 

En plena efervescencia futbolera, estando hasta la coronilla de las elecciones y con el hartazgo social por los gobiernos y la delincuencia, no era de extrañarse que algún resentido social de esos que nunca faltan saliera con su batea de babas.

El encuentro terminó no sin antes hacernos pasar las de Caín y temiendo que del vaso a la boca se nos fuera a caer la victoria que, suele decir la publicidad, es nuestra. 

Carlos Monsiváis llegó a decir, a propósito del fútbol y del “¡Sí se puede!”, grito de batalla más proveniente del temor a perder que de la convicción de ganar que, en efecto, sí se puede, cuando se puede. 

Para sorpresa hasta de los más positivos, sí se pudo. Y entonces nos miramos ante un escenario desconocido. Al pueblo tenochca, tan dado al victimismo, a la autoflagelación, a perder estoicamente, pero a perder, a fin de cuentas, resulta que de pronto la vida le cambió.

Y ahí residía también mi temor. 

En la certeza de no saber qué hacer con tanta dicha, con tanta felicidad desbordada. Habituados como estamos a brindar por la derrota, a enjugarnos en el complejo de Marga López, apegados a la visión que Octavio Paz fotografió en “El laberinto de la soledad”, en verdad temí que se nos fueran a escapar las cabras para el monte.

Y que el inconsciente colectivo se cobrara de una buena vez todas las que papá gobierno le debe, o que de plano no buscara quién se la hizo, sino quién la pagara. 

Digo, no es que no sea mal pensado, pero sabemos de qué pie cojea el resentimiento social y el tamaño de esa necesidad de apropiarse del triunfo cada que un connacional recibe algún reconocimiento.

Total, que México ganó a los teutones y, ciertamente, no supimos qué hacer. 

A este fulano que escribe, como a muchos mexicanos, casi se nos salen las de San Pedro al ver al “Chícharito” cantar el himno, al “Chucky” meterla hasta el fondo de las piolas y al técnico nacional advertir que, finalmente, sí fue posible. 

Y entonces una duda se apoderó de mi ser y sin poder aguantarme volví a darle lata a mi padre: 

“¿Y si todo este tiempo Osorio se las hubiese ingeniado para hacer creer a la gente todo lo contrario a lo que mostró ante Alemania, como parte de una estrategia truculenta, pero fregona?

¿Será verdad que, como dicen sus pupilos, el colombiano es un verdadero genio?”

 ¿Y-si-sí-cierto?

@fulanoaustral

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.