• Regístrate
Estás leyendo: Quítales el poder
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 09:25 Hoy

Columna de Carlos J. Guizar

Quítales el poder

Carlos J. Guizar

Publicidad
Publicidad

Siete de cada 10 mexicanos piensan que no se puede confiar en la mayoría de las personas, lo que resulta preocupante porque es la base para tener una ciudadanía participativa, que le exija a sus gobernantes (Informe país sobre la calidad de la ciudadanía en México del INE).

Alrededor deuna de cada 10 personas confían en los partidos políticos y en el gobierno, debido a los numerosos casos de abuso de poder o corrupción(Latinobarómetro 2017).

Los mexicanos no confían en los políticos, la democracia no les resulta atractiva y la confianza entre los ciudadanos es muy poca. Así que haremos tres reflexiones en torno a la calidad de la ciudadanía en México.

Primero, desilusión democrática. La mitad de la población piensa que en la democracia muchos participan pero pocos ganan, por lo que nueve de cada 10 mexicanos no están satisfechos con su funcionamiento (Pew Research Center).

Esta percepción desanima a los ciudadanos para involucrarse en asuntos públicosporque ven que sólo unos cuantos reciben los beneficios, que las reglas no aplican igual y que la democracia es algo lejano.

Segundo, ciudadanos poco comprometidos. Únicamente 12 de cada 100 mexicanos asistieron a reuniones del cabildo municipal para enterarse de los asuntos de la comunidad, nueve firmaron peticiones de interés público y seis participaron en manifestaciones o protestas.

Conversar, más que actuar. El 39 por ciento simplemente platica con otras personas sobre cuestiones políticas, por lo que su compromiso en los temas públicos resulta mínimo y no les lleva a la acción.

Tercero, no se sienten los jefes. La mitad de los mexicanos consideran que no tienen ninguna influencia sobre el gobierno y tres de cada cuatro personas piensan que los políticos no se preocupan por ellos.

Necesitamos mecanismos que promuevan una participación ciudadana efectiva, como la revocación de mandato, el referéndum y el plebiscito; para que la sociedad decida si los gobernantes continúan en sus cargos, apruebe o rechace asuntos de interés, así como cambios relevantes en la ley.

El sistema político no incentiva la participación ciudadana y la democracia resulta poco atractiva para la sociedad, pues su percepción es que un pequeño grupo toma las decisiones más importantes y que solamentese benefician unos cuantos.

La confianza y la participación también se fortalecerán cuando que se termine con la impunidad, se castiguen los abusos de autoridad o la corrupción y en el momento en que tengamos herramientas que le den el poder a los ciudadanos.

Hay que confiar en nosotros como mexicanos, involucrarnos en los asuntos públicos porque se trata de exigirle a los gobernantes y a los legisladores pero también que la ciudadanía tome el control, que asuma un rol más protagónico.

En la medida en que la sociedad se involucre más, dejarán de ser unos cuantos los que decidan qué pasa en México porque los ciudadanos tendrán el poder.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.