• Regístrate
Estás leyendo: Qué pasaría sin los árboles urbanos
Comparte esta noticia
Miércoles , 16.01.2019 / 10:13 Hoy

Columna de Carlos J. Guizar

Qué pasaría sin los árboles urbanos

Carlos J. Guizar

Publicidad
Publicidad

Cada año mueren alrededor de 25 mil mexicanos por la contaminación del aire, cifra que supera los homicidios cometidos en 2016 (Reforma, 02/05/18 y Infobae, 22/01/18). 

Perdemos 500 mil hectáreas de selvas y bosques anualmente, haciéndonos el quinto país con los niveles más altos de deforestación (Instituto de Geografía de la UNAM, Greenpeace).

El centro de la Ciudad de México puede tener una temperatura 10°C mayor que Xochimilco por la falta de vegetación, la contaminación o el calor que guardan los edificios y el pavimento (Instituto de Ecología de la UNAM). 

A este fenómeno se le conoce como la “isla de calor urbano”, que hace más marcados los efectos del cambio climático en las ciudades que en las zonas rurales, con lluvias más intensas o temperaturas más altas. 

La ONU calcula que 70 por ciento de la población mundial vivirá en zonas urbanas para 2050. Así que explicaremos la importancia que tienen los árboles para que las ciudades sean sostenibles y más saludables. 

Primero, mejoran la calidad del aire. Un árbol de dos décadas puede absorber en un año el equivalente al dióxido de carbono (CO2) que produce un coche después de recorrer entre 10 mil y 20 mil kilómetros (Vázquez, US, 2015). 

Especies de árboles que combaten los gases de efecto invernadero. Diez árboles de melia en una calle de 100 metros absorben diariamente el CO2 que generan 10 mil 373 coches, la acacia de tres espinas lo de mil 619 vehículos, la jacaranda lo que emiten mil 405 coches y el olmo lo que originan mil 320 autos (El País, 08/08/07). 

Segundo, enfrían el aire. Los árboles ayudan a bajar la temperatura entre 2°C y 8°C, reducen considerablemente la isla de calor urbano y mejoran la adaptación de las ciudades ante el cambio climático (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación – FAO). 

Tercero, regulan el flujo del agua. Un solo árbol de hoja verde permanente como el abeto, el ciprés o el pino, puede captar más de 15 mil litros de agua al año, lo que aminora el riesgo de inundaciones y desastres naturales en las ciudades. 

Donde hay árboles de más de 25 años, se reduce en seis por ciento la altura pico de una inundación en una ciudad (Europa Press, 11/03/16). 

Los árboles y la fauna urbana son aliados esenciales para mejorar la calidad del aire, filtrar los contaminantes, mitigar el cambio climático o ayudar a disminuir los gastos energéticos porque pueden bajar el consumo de aire acondicionado en un 30 por ciento. 

Fomentar ciudades más verdes beneficia nuestra salud, mejora el medio ambiente y la imagen urbana. Ahora más que nunca un árbol significa vida y la posibilidad de un mejor futuro, así que antes de lastimarlos pensemos qué sería de las ciudades sin ellos. 


@carlosjguizar

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.