• Regístrate
Estás leyendo: Encadenados a la pobreza
Comparte esta noticia
Martes , 20.11.2018 / 15:00 Hoy

Columna de Carlos J. Guizar

Encadenados a la pobreza

Carlos J. Guizar

Publicidad
Publicidad

Siete de cada 10 mexicanos que nacieron en pobreza morirán siendo pobres, pero quienes nacieron siendo ricos se quedarán así, según el libro “El México del 2018, movilidad social para el bienestar” (Centro de Estudios Espinosa Yglesias).

Tardaríamos 70 años en duplicar el ingreso promedio de los mexicanos, con las tasas de crecimiento del PIB per cápita que hemos tenido.

Mientras que en Canadá 13 de cada 100 personas pueden pasar del grupo más pobre al que tiene mayor ingresos, en nuestro país, sólo dos personas podrían pasar de pobres a ricos, de acuerdo al estudio Desigualdades en México 2018 (Colegio de México).

Aquí es difícil escalar socialmente por la falta de oportunidades, salarios bajos, injusticias o desigualdad, por lo que haremos tres reflexiones en torno a la baja movilidad social que hay en México.

Primero, ganas menos y todo cuesta más. En 25 años, los hogares de ingresos bajos pasaron de ganar cuatro mil pesos a tres mil 200 pesos y en aquellas familias de ingresos medios pasaron de 18 mil 700 a 15 mil 200 pesos, en cantidades de 2017.

Segundo, papás sin estudios y niños sin carrera. Sólo 5 de cada 100 hijos de padres sin estudios profesionales completaron su educación profesional en nuestro país.

Esto nos dice que los logros educativos están condiciones por el origen del nivel socioeconómico, lo que limita todavía más las probabilidades para una mayor movilidad social.

Completar los estudios universitarios tampoco es garantía para escalar. En poco más de una década, una persona con carrera pasó de ganar 11 mil 268 pesos a siete mil 653 pesos (Observatorio de Salarios 2017, Universidad Iberoamericana Puebla).

Tercero, el acceso a oportunidades está delimitado por el lugar donde vivimos. El ingreso laboral mediano es del doble en Nuevo León que en Chiapas y en Sonora seis de cada 10 trabajadores tienen seguridad social, mientras que en Puebla sólo tres.

Los estados del Sur del país tienen mayor desigualdad y menor crecimiento, a diferencia de las entidades del Norte o en la Ciudad de México, donde hay más oportunidades para la movilidad social por el acceso a servicios de salud, educación o mejores salarios.

La economía crece pero hay más pobres. El problema en nuestro país es que sin movilidad social y con tantas desigualdades, cuando la economía crece, se profundizan las brechas entre ricos y pobres ya que quienes tenían más, acumulan todavía más riqueza.

La baja movilidad social que hay en México, es un reflejo de un sistema que no está dando resultados a toda la sociedad porque vemos que a nivel macroeconómico hay crecimiento pero que éste no se convierte en desarrollo para todos, por el contrario, hay mayor polarización en los salarios, desigualdades y un ciclo que en vez de permitir a más mexicanos salir de la pobreza, parece condenarlos a ella.

Twitter: @carlosjguizar

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.