• Regístrate
Estás leyendo: El agua que no has de beber
Comparte esta noticia
Miércoles , 21.11.2018 / 06:14 Hoy

Columna de Carlos J. Guizar

El agua que no has de beber

Carlos J. Guizar

Publicidad
Publicidad

En siete de cada 100 hogares mexicanos no les llega el agua en sus casas y en sólo 68 de cada 100 la reciben todos los días, según el INEGI.

Por su parte, en el Valle de México, 18 de cada 100 habitantes tampoco reciben agua en sus casas (Contralínea, 08/03/18).

La Zona Metropolitana del Valle de México, con sus 21 millones de habitantes, es una de las 11 ciudades del mundo con más probabilidades de quedarse sin agua potable (BBC, 11/02/18).

Debido a su importancia para nuestra vida diaria y los riesgos que tenemos, al contar con poca disponibilidad de agua, vale la pena hacer tres reflexiones en torno a ella.

Primero, el costo de tirarla.

El 40 por ciento del agua en la Ciudad de México se pierde en fugas, que equivalen a 5.9 millones de pesos al día en recursos desperdiciados (El Economista, 18/10/16).

Además, 70 de cada 100 litros de agua que se utilizan en la CDMX se convierten en aguas residuales o contaminadas, desperdiciándose el vital líquido, ya que se podría tratar y reutilizar pero sólo 34 de cada 100 municipios del país tienen plantas de tratamiento.

Segundo, le subimos al consumo.

En poco más de seis décadas, pasamos de consumir en promedio 40 litros al día por mexicano a 380 litros aunque en algunas zonas se incrementa hasta 600 litros diarios, cuando la ONU recomienda usar entre 50 y 100 litros, de acuerdo a agua.org.mx

Tercero, cada vez está más contaminada.

El 70 por ciento de los cuerpos de agua del país presentaron algún tipo de contaminación en 2010.

Mundialmente al año mueren más de 502 mil personas por agua contaminada y en México la cifra llegó a tres mil 754 muertes en 2015 debido a alguna enfermedad intestinal. Hay 140 millones de personas afectadas en 70 países por la contaminación con arsénico aunque hay otros riesgos como la tifoidea o el cólera.

Por la desconfianza en la calidad del líquido, los mexicanos somos los que más agua embotellada consumimos en el mundo, al año utilizamos 480 litros per cápita (CONACYT).

Cada familia mexicana compra 82 garrafones de agua al año y destina cerca del seis por ciento de su gasto en agua embotellada (El País, 22/03/17).

Sin embargo, un estudio de la Universidad Estatal de Nueva York reveló que México está entre los países en los que 93 de cada 100 botellas de agua están contaminadas con partículas de plástico.

Así que tampoco es la solución.

De cada 100 litros de agua que hay en el mundo, sólo tres son de agua dulce, por lo que cuidarla debería ser una prioridad para todos.

Es cierto que han faltado más políticas públicas para que el uso del agua sea eficiente, no se pierda en fugas o sea tratada para reutilizarla, pero también hay que verlo como una responsabilidad personal, que comienza con utilizar lo menos posible y hacerlo con más conciencia ya que habrá un momento en que no esté a nuestro alcance.


@carlosjguizar

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.