• Regístrate
Estás leyendo: Voto por Ricardo Anaya
Comparte esta noticia
Domingo , 09.12.2018 / 15:55 Hoy

La letra desobediente

Voto por Ricardo Anaya

Braulio Peralta

Publicidad
Publicidad

Tengo el honor de ser amigo de un comunista de 89 años, feliz porque siente que al fin la izquierda llegará al poder con Andrés Manuel López Obrador. Lo mismo pasó con otro amigo, pero de derecha —la misma edad que el primero—, satisfecho porque con Vicente Fox y Felipe Calderón pudo ver el arribo de su partido, el PAN, a la silla presidencial. Dos visiones diferentes que sirven para comprender deseos agazapados de la derecha y la izquierda para acabar con el PRI. A ninguno de los dos les rebato. Coincido, aplaudo y callo.

Entiendo lo de AMLO. Salió del PRI junto a Cuauhtémoc Cárdenas para crear el Frente Cardenista. Se peleó con ellos y con el PRD para terminar en Morena. Ha perdido batallas electorales aunque en todas dice que ganó: le hicieron fraude. Lo he votado en sus dos presidenciales, pero ahora decidí que no. Lo veo lejos de la izquierda y lamento que muchas personas hayan caído en el absurdo de cegarse ante el hecho que hoy Morena es un lugar donde caben todos sin existir conciencia política de por medio.

Ha sido más claro el papel reciente del PAN, que se alió con el PRD y Movimiento Ciudadano y han logrado llevar al candidato Ricardo Anaya al escenario político del centro, ahí donde es posible crear acuerdos de ambos bandos. ¿Ingenuidad? No más que los que voten PRI o Morena.

No digo nada de esto a mis amigos entrañables de 89 años. Creo no entenderían el mundo actual. Yo, mudo, no expreso que pienso votar por el Frente encabezado por un demócrata cristiano que apostó por una coalición. Hay más congruencia en el Frente que en Morena, donde no vislumbro conciliar intereses del comunismo de un Taibo II, o un trotsquismo de El Fisgón, frente al Partido Encuentro Social o ex priistas cínicos. Nuevas corrientes acabarán con la vieja guardia. Hoy ya ni siquiera son cabeza de Morena: están relegados. Los arribistas llegan con intención de comerse el mandado porque el caudillo —con tal de llegar a su cúspide—, lo permite sin que los agraviados chisten tantito.

Mejor opositor hoy que agachado mañana. Es probable que volveré a perder en las elecciones presidenciales, de ser cierto el impulso de AMLO en las encuestas. Veremos. Nunca hemos podido ganar desde la izquierda, con Arnoldo Martínez Verdugo o Cuauhtémoc Cárdenas. Ni modo. Sí, me paso al centro, a la línea intermedia entre la derecha y la izquierda. Creo que Ricardo Anaya cumplirá sus compromisos.

No digo nada a mis queridos amigos de 89 años. Prefiero hacerlo público.

TRASPIÉ: Bertolt Brecht: “Los vencidos de hoy son los vencedores de mañana, y el jamás se convierte en hoy mismo”. A votar todos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.