• Regístrate
Estás leyendo: Voto gay
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 07:27 Hoy

La letra desobediente

Voto gay

Braulio Peralta

Publicidad
Publicidad

Como que ahora sí hay consciencia del voto de los gays, lesbianas, transexuales, transgénero, bisexuales e intersexuales (lo veremos en las urnas y en las encuestas). Como que ahora sí hay gente que escribe en medios de comunicación ocupándose del tema sin la sorna del chiste de mal gusto (personajes conocidos muchos de ellos). Como que ahora sí los líderes de partidos, independientes o en el poder deben cuidarse cada vez más de sus declaraciones contra o a favor de los derechos humanos de esa comunidad diversa, cuyo voto cuenta con fuerza.

Pero hay un error. Los gays no tienen representantes gay, nadie se equivoqué. Los gays jamás han tenido un partido político de adscripción. Votan en libertad como cualquier persona. No tienen un sentido corporativo como los sindicalizados, los comerciantes o los partidos políticos.

Los gays votan derecha, centro o izquierda, en libertad según un criterio propio en democracia —como en realidad debería ser para todos—. Hay, sí, manipulación del voto. Petición, exigencia, cooptación. Hay, sí, un alto porcentaje que vota izquierda porque esa ideología es la que más apoya la causa, todavía. Pero, ojo, nada está escrito.

Hoy existen personas que trabajan públicamente en eventos culturales por la comunidad gay. Arturo Castelán en el Festival Mix (¡20 años por el cine gay!). Salvador Irys en el Festival Internacional por la Diversidad Sexual (que evolucionó las ideas de José María Covarrubias en la antigua Semana Cultural Gay). Hoy escriben del tema Antonio Bertrán en la Ciudad de México, Wenceslao Bruciaga y Édgar Bryand en Nuevo León, Omar Gómez Gutiérrez en Jalisco, tú mismo desde hace 39 años.

Hay muchos más que desconozco. Hay una comunidad gay trabajando por la causa, ya no en el ghetto de los bares o en las casas de los amigos: en la vida pública, intentando cambiar lo que se piensa y dice de "nosotros los jotos".

Sirvió la historia del movimiento homosexual (gracias Nancy Cárdenas y Carlos Monsiváis, Juan Jacobo Hernández y Xabier Lizarraga, José María Covarrubias y Max Mejía, Francisco Galván y Arturo Vázquez, Rodolfo Millán y Alejandro Reza, y los que faltan por ausencia de espacio...). Sirvió la persistencia de la lucha por la diversidad.

Pero aún no se alegre nadie. Las luchas nunca terminan. Sigue la causa política y jurídica, la más difícil. La vida camina...

El voto gay es nuestro. Hay que saber usarlo.

Twitter: @Braulio_Peralta

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.