• Regístrate
Estás leyendo: ReNovo
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 11:57 Hoy

La letra desobediente

ReNovo

Braulio Peralta

Publicidad
Publicidad

La clave está en verte como el personaje literario que fuiste en tu tiempo. Como el lazarillo que nos lleva en tu libro Nueva grandeza mexicana: cruzar la ciudad con sus palacios, sus paseos, su gastronomía en bares, cantinas y restaurantes, sus idas al cine y al teatro, a los espectáculos de la noche, y sus diversiones, en la utopía de la gran capital de hierro. O mejor, leer la obra que te negaste a publicar en vida y que te consagra como el gran biógrafo de ti mismo —sobre tu vida sexual—: La estatua de sal. Esas dos obras bastarían para pensarte uno de los máximos escritores de nuestra literatura mexicana.

Pero ni así estarías contento. Deberías saber que eres hoy motivo de charlas, debates, exposiciones, obras de teatro, documentales. Eres, de los "contemporáneos", el más polémico y sin duda el más dotado para la escritura y la sátira. Bastaría con un poema tuyo contra Diego Rivera o el dedicado a Frida Kahlo o aquellos de tu juventud. Los críticos no toman en cuenta tu poesía porque no la entienden y los poetas viven en disputa en vez de cofradía sobre la excelsitud del verso perfecto.

No hagamos caso a Octavio Paz —que también sabía de saña—. Tampoco a Carlos Monsiváis —que fue poco crítico de tu diazordacismo—. Mejor leerte en una noche de insomnio, apesadumbrado por hacer un recorrido literario de la ciudad que describiste como una de "ya no río, ni lago, ni lluvia, ni caricia, ni espejo". Renueva leerte. Mueven tus descripciones de la vida y sus costumbres, la arquitectura y sus innovaciones, la vida nocturna y sus pasiones. La historia en esas manos que no te pertenecen...

Novo renovó el género de la crónica sobre nuestra ciudad antes de ser moda, después de Bernardo de Balbuena, de Luis González Obregón y Artemio del Valle Arizpe. Carlos Monsiváis la instituyó como estilo literario. Pero a ti te tocó dárnosla cuando despertó moderna en tu época, cuando era un sueño vivirla, caminarla, sentirla en su espacio físico, social y cultural, como nunca en su historia reciente.

Eres la memoria que comparte. El escritor que se desnuda en su clase arribista. El que se entrega al poder. El que desde su ser interior enseña los calzones. Irrepetible personaje literario. Las copias burdas que de ti pululan, simple mediocridad. Novo. ReNovo. Renaces. Ojalá algún día se publique tu poesía completa: de una vez homenajearte íntegro, con caca.

Twitter: @Braulio_Peralta

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.