• Regístrate
Estás leyendo: Contra Trump
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 21:16 Hoy

La letra desobediente

Contra Trump

Braulio Peralta

Publicidad
Publicidad

Gozas el momento donde el migrante deja al agresor que mató a los latinoamericanos solo por intentar cruzar la frontera norte de México: los aniquiló con una escopeta, la misma con la que acabó la vida de un conejito... El desierto hará el resto.

Ojalá fuera cierto lo que la pantalla de cine pinta sobre una situación que nos tiene al límite con Estados Unidos, país que en un alto porcentaje cree en las ideas de uno de los posibles candidatos a la presidencia, Donald Trump. Ojalá ganara las elecciones para que México tuviera al enemigo que dice abiertamente lo que piensa, igual que el general Samuel Houston en 1836, en tiempos de Santa Anna: "la última gota de nuestra sangre será derramada antes de que nos inclinemos ante el yugo de esos medio indios".

El filme Desierto, de Jonás Cuarón, es la respuesta estética de un deseo irrealizable. Una venganza subliminal que solo el arte puede lograr frente a la terrible realidad de quienes cruzan ilegalmente la frontera estadounidense. Y ni tan irreal porque hay gente como Morgan —o Trump—, dispuestos a matar para que ningún extranjero del sur pise su territorio sin sentir el rigor de las pistolas, en defensa —dicen—, de sus derechos patrimoniales.

La tensión es latente en los espectadores frente a la película. Las emociones se agolpan en una ficción que logra despertar conciencias. Solo el arte tiene el privilegio de levantar el inconsciente colectivo. Imposible no pensar en Donald Trump y sus estupideces en torno a México. El gran actor que es Gael García Bernal es un héroe que despierta las almas dormidas de aquellos que han vivido en carne propia las vejaciones de la nación que —dicen— es la democracia más moderna de Occidente...

El conejo despanzurrado por la bala del tal Morgan es la antesala del horror para los migrantes que pretenden llegar al sueño americano. Un sueño que no sale del desierto. Gael García Bernal será el otro sueño: la posibilidad de una ofensiva sin armas contra las palabras de Trump como balas. El cine es el arma perfecta, la respuesta más onírica ante la realidad de los bárbaros...

Menuda vuelta de tuerca le ha dado Jonás Cuarón a la visión de los vencidos. El villano desaparece ahí donde el espíritu despierta. El discurso de Trump enmudece en el desierto ideado por el cineasta. Una de las mejores películas —no solo mexicanas—, por muchos pero muchos años. Bravo al elenco.

¡Al Oscar!

Twitter: @Braulio_Peralta

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.