• Regístrate
Estás leyendo: Ante Trump, adiós a Malintzin
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 02:56 Hoy

La letra desobediente

Ante Trump, adiós a Malintzin

Braulio Peralta

Publicidad
Publicidad

Se acabaron los tiempos de la diplomacia mexicana que, dicen, empezó con Malintzin, aquella mujer que servía de intérprete entre Cortés y Moctezuma para intercambiar poder, territorio y oro. La Malinche hablaba según el interlocutor; la gilipollez castellana se convertía en cortesía, esa de hablar quedo, pausado, sin estridencias, con educación. Así, el imperio azteca y sus alrededores perdieron ante la conquista española…

Cierto o no, México ahora deberá ser claro, contundente, sobre su intención de defender a sus migrantes radicados en Estados Unidos y que Donald Trump pretende sacar sin mayor respeto a los derechos humanos, además de hacernos una guerra económica que ya tiene frutos a su favor. El país tiene que aprender de la guerra con la frontera norte en 1846-47, aquella invasión estadunidense a Veracruz que les costó cerca de 14 mil soldados (¡Más que Vietnam!, ha escrito Enrique Krauze), aunque nosotros perdimos la mitad del territorio.

Pero hoy nuestro poder es mayor que en aquellos tiempos. Saquemos el espíritu de Villa, que invadió Columbus en 1916. Cuesta trabajo admitirlo, pero Donald Trump ya hizo una declaración verbal —y de actos comerciales— de guerra contra México. El lenguaje también es poder y ya lo usó. Lleva la delantera. Le toca a México dejar la defensiva para plantear una ofensiva inteligente, sin concesiones; no con deseos bélicos, pero sí protectora de la nación. México sabe estar unido en la adversidad. Ningún gobierno estará solo frente al extranjero.

Dicen que lo que no se nombra no existe. La historia está allí para estudiarse. El encuentro de Peña Nieto con Trump el 31 de enero será histórico y no cualquier cita, de protocolo. Se juegan los intereses de ambas naciones: el TLC, los migrantes, las economías, el arte y la cultura (que no son poca cosa como industrias culturales). No es gratuito que sea México la primera nación a la que Trump convoca a dialogar/negociar. No son tiempos para sacar la diplomacia antigua de Malintzin.

No es gratuito que incluso dentro de Estados Unidos millones de ciudadanos adviertan los peligros para su nación con Trump. Mujeres, razas no blancas, otras religiones, lesbianas y homosexuales viven amenazados en sus derechos humanos, y también los medios de comunicación que no están con él. Trump alentó a la extrema derecha de todo el mundo. Quieren más…

Es, sin duda, un peligro para México.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.