• Regístrate
Estás leyendo: Réplica al consejero Murayama
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 19:19 Hoy

Posteando

Réplica al consejero Murayama

Bernardo Barranco

Publicidad
Publicidad

Los debates pos electorales son imprescindibles para detectar fallas y extraer lecciones. Con resultados tan justos y la actuación del árbitro tan sesgada, las argumentaciones se radicalizan y apasionan. Menudo favor le hace el PRI al IEEM al felicitar su actuación en medio de una atmósfera tan polarizada. Lo mismo podemos decir de algunos consejeros generales del INE que han salido a defender un proceso dudoso y cargado de dolo.

Bajo la consigna de que si le va bien a los OPLES le va mejor al INE, algunos consejeros han tratado de refutar las "verdades alternativas" que inundan las redes sociales, así como a analistas que han expresado preocupación por evidentes rasgos regresivos es estas elecciones de 2017. Jorge Alcocer reconoció en una mesa de analistas en Banamex, que esto mismo lo ha escuchado pero desde hace 30 años. O no hemos avanzado o estamos retrocediendo.

En este tenor, el consejero general del INE Ciro Murayama refutó una declaración que hice a la revista Proceso sobre la preocupante sustitución de 5,386 funcionarios de casillas en 3,808 casillas electorales. Murayama objetó que en la mayoría de ellas ganó la candidata Delfina Gómez, por lo que "no dañó de modo alguno" el proceso; sin embargo, no tomó en cuenta que la mayoría de las casillas en que se tomaron al menos un ciudadano de la fila, se concentraron en zonas donde Morena era fuerte como Tlanepantla, Ecatepec, Zumpango; también en Atizapán y Chalco donde hubo una diferencia muy justa a favor del PRI. Dicho de otra manera, si las sustituciones fueron un accidente disperso en los todos los municipios, el reproche de Murayama tendría validez, pero éstas se concentraron en zonas donde la oposición era robusta. Por tanto, hay que revisar nuevamente la aseveración de Murayama.

Una de las principales explicaciones, así se deliberó en la Junta local del INE, fueron las amenazas, intimidaciones, los carteles de pánico, cabezas de cerdo, compra, etc., que inhibieron una plena participación ciudadana. Lo que para Murayama es una evidencia de limpieza para mí es una preocupación, pues se observa un burdo montaje. Operativo nada novedoso, en las pasadas elecciones municipales del 2015, las sustituciones fueron muy superiores. Fue un factor que enardeció los ánimos poselectorales en Edomex. Hubo disturbios y violencia en 30 municipios. En cuatro los paquetes se trasladaron a Toluca para realizar el cómputo. El que escribe recibió amenazas e insultos la madrugada de la jornada. Experiencia intimidante. Siempre es más fácil el análisis electoral desde el escritorio con números fríos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.