• Regístrate
Estás leyendo: Obispo de Toluca y la homofobia censurada
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 21:36 Hoy

Posteando

Obispo de Toluca y la homofobia censurada

Bernardo Barranco

Publicidad
Publicidad

El nombre del obispo de Toluca, Francisco Javier Chavolla Ramos está en el ojo del huracán. La tormenta se debe a su activismo y declaraciones contra los matrimonios igualitarios así como prohibir el uso de minifaldas y escotes a las mujeres que entren a los templos de la diócesis de Toluca.

En un cartel colocado a la entrada de catedral, se lee la siguiente sentencia eclesiástica: "Mujer católica: el templo es la casa de Dios y lugar de oración, respétalo, preséntate vestida a él con moralidad y decoro. No entres a este sagrado lugar con minifaldas, pantalones ceñidos, escotes inmorales o alguna otra forma de vestir que ofenda a Dios". Dicho posicionamiento es una agresión contra las mujeres y ahora se entiende mejor por qué avanzan con vigor diversas Iglesias cristianas en la diócesis de Toluca.

El conservadurismo del obispo está provocando un alejamiento no solo de la feligresía sino de la sociedad. Pero volvamos. El 30 de mayo pasado, en una marcha en Toluca, encabezada por el obispo Chavolla, en su mensaje llamó a los feligreses a luchar contra el mal, contra el pecado, a defender a la familia correcta, el "matrimonio natural". Se leían pancartas que decían: "Ser cristiano me compromete a denunciar el pecado".

Activistas de la comunidad lésbico-gay interpusieron una queja ante el Conapred y enviaron una misiva al Vaticano contra el obispo de Toluca, Monseñor Chavolla. Le acusan de homofobia. En la carta, se reproducen párrafos agresivos del prelado en que sostiene que no estaba "a favor de que se denigre al matrimonio y menos que se pervierta a los niños".

La polémica ha tomado grandes proporciones, al grado que Cecilia Romero, diputada panista próxima al Yunque, ha salido a defenderlo: señaló que las organizaciones gays no deberían manifestar una postura "intolerante" en contra de Chavolla Ramos. Ahora resulta que hay un fundamentalismo gay de rasgos catolifóbicos.

En un Estado laico, Chavolla tiene la libertad amparada por la ley para expresar sus opiniones. Pero también, si entra a la arena pública, el obispo está obligado a aguantar el calor de la polémica. Pese a que el obispo de Toluca ha afirmado que respeta los derechos de los homosexuales, en los hechos los discrimina. Hay un extraño dualismo; por un lado se dice respetuoso con los homosexuales pero los coloca en situación de pecado. Dice respetar al presidente Peña Nieto y al mismo tiempo cabildea con sectores del PAN yunquista para congelar su iniciativa de matrimonio igualitario. Admite el avance de las mujeres en la vida secular y, por otro lado, las obliga a vestir con decoro para no ofender a Dios. Chavolla Ramos inaugura una hermenéutica de la ambigüedad.

Se ven lejanos aquellos años de convivencia armoniosa. En aquel tiempo de misas privadas, el obispo se dejaba consentir con atenciones, presentes generosos y privilegios que le otorgaba el entonces gobernador Peña Nieto. Hoy monseñor Chavolla Ramos está alejado del Presidente pero tiene a Eruviel Ávila para que lo consuele.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.