• Regístrate
Estás leyendo: Las elecciones desde adentro
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 20:39 Hoy

Posteando

Las elecciones desde adentro

Bernardo Barranco

Publicidad
Publicidad

El mayor error de IEEM y del INE, en las pasadas elecciones 2017, fue haber permitido la injerencia de los gobiernos federal, estatal, y algunos municipales, en el proceso electoral. Así lo planeó Gabriel Corona, entonces consejero general, en el libro El Infierno Electoral.

Los consejeros se subordinaron, dijo, y "el IEEM no estuvo a la altura de las circunstancias. Si los gobiernos que intervinieron abiertamente en la elección aplicaron todos sus recursos, lícitos e ilícitos, eran un buen momento para que las autoridades electorales aplicaran todas las facultades disponibles para contenerlos.

No fue así por decisión mayoritaria del INE y del IEEM" En su ensayo, escrito en primera persona, titulado, Estado de México 2017: elecciones sin libertad y el triángulo de las cifras oficiales, es uno de los texto claves para entender el cúmulo de irregularidades que registró la elección.

En referencia testimonial, afirma:

"La relación con el gobierno del estado y algunos partidos fue cercana desde el principio. Zamudio (presidente del IEEM) acordaba directamente con el subsecretario de Gobierno; Mandujano se subordinó a quienes controlaban el IEEM —Eduardo Bernal (PRI) y Horacio Jiménez, Movimiento Ciudadano (MC) —; Miguel Ángel siguió cercano a ese PAN negociador encabezado por Ulises Ramírez; Guadalupe González mantuvo una postura institucional, cercana al INE, de donde provenía, y Natalia permaneció cercana a la estructura de la cual venía en el IEEM.

Palmira y yo tratamos de ser independientes, pero ella no aguantó las presiones partidistas y terminó subordinada a las fuerzas políticas...

En varias ocasiones escuché las instrucciones que ella y Mandujano recibían y acataban dócilmente. Colaboraron abiertamente con esos representantes.".

El ensayo de Corona es uno de textos que integran el libro que acaba de salir.

El prólogo de Lorenzo Meyer es soberbio. Norberto López Ponce indaga cómo el terrorismo electoral de Estado, inhibió la participación electoral.

Eduardo Huchim sigue la pista de los dineros, en especial la presencia de recursos subterráneos; por su parte la exconsejera Vanessa González Deister cuestiona ética y políticamente el uso faccioso de los programas sociales porque explotan la pobreza y la dignidad de personas vulnerables. José Núñez Castañeda analiza la degradación de las instituciones electorales en nuestra entidad y en país. El libro ha causado interés, porque documenta lo vivido por los autores que conocen las entrañas electorales.

El libro está en el Top de los 5 más vendidos de esta semana y está generando interés, reflexión e indignación, especialmente entre la gente joven que no vivieron las cargadas del viejo sistema autoritario que ahora parece reciclarse.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.