• Regístrate
Estás leyendo: La rebelión de las urnas
Comparte esta noticia

Posteando

La rebelión de las urnas

Bernardo Barranco

Publicidad
Publicidad

El resultado del domingo fue contundente y abrumador. 

Con el triunfo, AMLO recibe un mandato explícito por el cambio como factor de esperanza. El tamaño de la ola, o efecto arrastre, se convirtió en un tsunami electoral. 

Sin embargo, el resultado final no fue una sorpresa pues las casas encuestadoras más serias del país lo venían cantando desde el inicio del proceso.


Pese a que José Antonio Meade no fue mal candidato, el humor social tuvo como finalidad sacar al PRI de Los Pinos. 

El voto de castigo fue absoluto a la política funesta del priismo de Estado. Un rechazo a la corrupción, la complicidad y la impunidad que simboliza Enrique Peña Nieto y su administración fallida. 

El hartazgo social se tradujo en un severo voto punitivo que va aparejado con los bajos índices aprobación del gobierno actual.


En contraste, se abren inmensas expectativas para comenzar un nuevo ciclo de transformaciones, reformas e innovaciones con acentos sociales e inaugurar una verdadera alternancia de izquierda. 

Salir del largo letargo, que Vicente Fox en el 2000 no se atrevió incursionar. AMLO detenta un bono o capital político sin precedentes. Me atrevería decir que ningún otro político en la historia del México moderno concentra tanto poder como él. 

Lo cual conlleva riegos, para muchos la verdadera amenaza de ALMO se llama AMLO.


En el Edomex, ha sido un durísimo golpe al PRI que ha detentado el poder por noventa años. 

Perder Atlacomulco, el bastión histórico por excelencia es la metáfora del desastre. 

Alfredo Del Mazo, como gobernador queda descobijado. Vulnerable ante un Congreso de franca oposición pues aún están frescos los ominosos fraudes que se cometieron en la pasada elección de 2017 que impidió a la mala, la irrupción de Morena a la gubernatura. 


Los resultados actuales, más allá del arrastre de AMLO, ponen de manifiesto las rapiñas electorales del proceso anterior. El gran reto es la reinstaurar la institucionalidad democrática bajo un régimen de libertades. 

 El resultado final ha sido de ensueño para las instituciones electorales pues sus fallas y desaciertos pasan a segundo plano. Sin embargo, no hay que perder de vista una mirada crítica.


Solo un ejemplo, la preocupante sustitución de funcionarios de casillas, a nivel nacional de 1 millón 400 mil de funcionarios se sustituyeron casi 500 mil; en el Edomex de 173 mil se sustituyeron 65 mil (38%). Fallaron la capacitación y la organización. 

No debemos quitar el dedo del renglón, son instituciones cuestionadas por su burocratización y cuantiosas sumas de erogación pública. 

Lo haremos más adelante. 

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.