• Regístrate
Estás leyendo: La pos verdad, la política y las elecciones
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 14:38 Hoy

La pos verdad, la política y las elecciones

Publicidad
Publicidad

El diccionario de Oxford introdujo en 2016 la expresión "post-verdad", lo define de la siguiente manera:

"Las circunstancias en las que los hechos objetivos tienen menos influencia en la formación de la opinión que la apelación a las emociones y las creencias personales".

El prefijo "Post" indica que la base de la verdad ha sido socavada, mientras que la idea de lo digital es concebida como supuesto factor de emancipación.

El tema no es nuevo, surgió hace más de 10 años.

Ganó carta de ciudadanía, en 2016, precisamente durante dos elecciones que sacudieron al mundo: el referéndum del 23 de junio sobre el Brexit, que decidió la salida del Reino Unido de la Unión Europea, posteriormente las elecciones presidenciales estadounidenses, de las cuales Donald Trump salió victorioso el 8 de noviembre.

Inmediatamente después de las elecciones de 2017, en México, el INE fue muy cuestionado por su tibieza sospechosa en las elecciones de Cohahuila y del Estado de México.

Desde la noche del cierre de casillas, el fraude tolerado por el IEEM se hizo trending topics, o tendencia, en las redes sociales.

En internet el malestar se hizo patente con cientos de miles de comentarios desaprobando conductas y procedimientos de las autoridades electorales.

De inmediato Ciro Murayana y Palmira Tapia, consejeros del INE y del IEEM respectivamente, lamentaron la "pos verdad" y las falsas noticias en redes.

El ascenso en la opinión política de las redes sociales es diametralmente proporcional a descenso de los medios tradicionales de información en particular la televisión comercial y la prensa.

Los nuevos vínculos entre la política y los medios alternos, parece abrir una nueva era en la práctica y la teoría política.

En la era de la pos verdad, los hechos objetivos pueden contar menos que la emoción colectiva, la subjetividad y la recepción para dar forma a la opinión pública.

Se abre de nuevo un debate filosófico político sobre qué es la verdad y cuál es su relación con la política y el poder.

Hay una gran tendencia, herencia del maquiavelismo político, que reivindica la mentira, el engaño y denostación como parte del arte de lo político.

Viejos y nuevos dilemas éticos y políticos se abren.

¿Cómo un político tradicional o funcionario cuestionan las falsas noticias de las redes cuando ellos son los primeros que mienten, falsean o deforman la realidad a sus intereses?

Por ello, la post-verdad no significa necesariamente mentir, sino la indiferencia hacia la distinción entre mentira y verdad.

En éstas elecciones veremos estas disyuntivas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.