• Regístrate
Estás leyendo: Enseñanzas de las elecciones de EUA
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 10:06 Hoy

Posteando

Enseñanzas de las elecciones de EUA

Bernardo Barranco

Publicidad
Publicidad

La madre de todas las elecciones es la norteamericana. Como pocas veces en nuestra cultura política hemos interiorizado las campañas presidenciales de nuestro país vecino. Los medios han dado una cobertura inusitada no solo a la jornada electoral sino a todo el proceso. Mesas de análisis y desde hace semanas envío de corresponsales que de manera directa detallan el desarrollo de las campañas. Nunca antes había presenciado que los principales conductores y equipos informativos de Televisa, Azteca, Canal Once e Imagen, estuvieran apostados en suelo norteamericano para registrar minuto a minuto el acontecer de una elección que luce ahora más global e internacional que nunca.

Porque no solo los mexicanos estamos muy pendientes. El mundo entró también. Desde Europa han desplegado importantes recursos técnicos y mediáticos para la jornada electoral. Qué decir de China, Medio Oriente, Rusia. El fenómeno Trump ha encendido todas las señales de alarma. Para nuestro país significa el levantamiento inmoral de un muro de fronteras, clausura de TLC que constituye trabas no solo de comercio sino de inversiones; obstáculos al envío de remesas y un peso débil y vulnerable al proteccionismo norteamericano. Con Donald Trump como presidente, nos espera una convivencia asimétrica y hostil con Estados Unidos. Otros países también miran con preocupación el posible arribo de un ultranacionalismo resucitado, cuando la tendencia es la interdependencia global. Trump personifica el regreso al discurso de la supremacía blanca, antesala del fascismo y de los fundamentalismos que han lacerado cíclicamente la historia de la humanidad.

También el proceso electoral norteamericano nos ha permitido observar usos y costumbres tan diferentes a los hábitos que hemos construido en México. Tomando en cuenta las distancias en la historia y en la evolución de cultura política tan diferentes en ambos países, llama la atención algunos cometidos. Por ejemplo, que los medios de comunicación puedan abiertamente tomar partido por algún candidato. Ya sean periódicos de alta circulación como grandes cadenas televisivas apuesten por un partido, es inusitado para nosotros. Quizá el monopolio y peso en el ánimo electoral que tuvo históricamente Televisa lo explican. Otros hechos, que el Presidente y funcionarios públicos no solo simpaticen políticamente sino que abiertamente realicen proselitismo público. Y encontramos muchos más como los donativos para campañas, entre muchos hábitos inconcebibles, hoy en día, en nuestra historia electoral reciente. La diferencia radica en que la cultura política norteamericana deposita confianza en sus ciudadanos. Éstos podrán verse expuestos a muchas seducciones y hasta presiones, pero finalmente se impondrá su criterio ¿Algún día confiaremos así en nuestros electores?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.