• Regístrate
Estás leyendo: Elecciones e irrupción de evangélicos en 2015
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 02:48 Hoy

Posteando

Elecciones e irrupción de evangélicos en 2015

Bernardo Barranco

Publicidad
Publicidad

Uno de los elementos que se ha pasado por alto, en el balance de este proceso electoral, es la plena irrupción de los grupos evangélicos en la política. Uno de los resultados de la elección de este 2015 es el registro del Partido Encuentro Social con 3.32 por ciento, es decir, 2 millones 431 mil 908 de votos y cuya base social más importante son un conglomerado de Iglesias pentecostales que desde hace años buscaban un canal de comunicación e incidencia política. Aunque la ley es laica y prohíbe que la religión inspire la construcción política de plataformas partidarias, el PES con audacia se ha colocado como un partido que pueda responder a las sensibilidades y agendas evangélicas que en los últimos 15 años han ganado espacios en los diversos tejidos sociales de México. Su dirigente Eric Flores ha reconocido este sustento social: "Muchos somos cristianos, pero en mi iglesia, al igual que en otras, no existe el voto corporativo. Contamos con el apoyo de gente que nos conoce... así se construyó el partido. No somos un nicho de culto religioso... está prohibido por ley" (Financiero 9/06/15). En poco más de una década, el número de personas creyentes no católicas creció en al menos 8 puntos porcentuales, es decir, en 2000 representaban el 12% de la población, ya en el censo de 2010 la cifra creció a 17% y muy probablemente hoy esté en 20. Jean Pierre Bastian, experto en movimientos evangélicos, nos advertía que los dirigentes pentecostales latinoamericanos se han transformado en actores políticos que organizan partidos confesionales. En Brasil y Centro América la influencia política de los evangélicos es notable. Ante marcos dualistas de ficción jurídica, presente en la región latinoamericana, estos movimientos buscan una negociación eficaz a partir con la cultura política real, marcada por el corporativismo. Mediante la intercambiabilidad del voto religioso cautivo, estos actores entablan una relación clientelar con el Estado y actores políticos que buscan ante todo desalojar a la Iglesia católica de su relación privilegiada con el aparato estatal. Así, "hermano vota hermano" la multiplicación de actores político-religiosos en competencia podría quebrar la lógica al introducir nuevos diseños de electores compactos con incidencia societal capaz de estimular una transición y pactos corporativos de nuevo cuño que posicionen agendas de las iglesias cristianas como nuevos actores con gravitación política propia.

Con un sello diferente, este mismo objetivo lo persiguió el grupo de Casa sobre la Roca de Rosi Orozco en el sexenio panista, por cierto apoyado inicialmente por Eric Flores. Pero la influencia evangélica no se centra solo en Encuentro Social sino en otros partidos. El fenómeno electoral de Enrique Alfaro en Jalisco que aportó cerca del 36% en el notable incremento de votos en el Partido Movimiento Ciudadano, se debe en gran medida a la cercanía que ha venido cultivando con la poderosa Iglesia Luz del Mundo.

Hay muchas interrogantes y dudas sobre esta inminente irrupción cristiana en la vida política del México contemporáneo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.