• Regístrate
Estás leyendo: El Evangelio según Donald Trump
Comparte esta noticia

Posteando

El Evangelio según Donald Trump

Bernardo Barranco

Publicidad
Publicidad

La religión y la derecha religiosa han sido factores clave en el triunfo de Donald Trump. Sin embargo, Trump era el candidato menos calificado para enarbolar los valores tradicionales y religiosos de los sectores conservadores. Infiel, casado tres veces, magnate turbio, mentiroso y racista xenófobo. ¡Vaya credenciales! Pero pudo más el temor a una Hilary Clinton pro aborto y pro derechos de los homosexuales.

Trump negoció con los líderes de las iglesias evangélicas más conservadoras su voto por el ofrecimiento de la designación de un conservador para el Tribunal Supremo, quitar subsidios a planificación de la familia, la plena libertad religiosa a las Iglesias contra los matrimonios igualitarios y el aborto; la rescisión del mandato contenido en la ley de asistencia asequible que requiere cobertura de seguro para el control natal. Esta alianza auxilió a Trump a amortiguar el escándalo que lo exhibió como acosador de mujeres.

The Ecomonist calificó, ante la crisis, a los religiosos conservadores, como "porristas evangélicos", cuando sus líderes lo justificaron piadosamente: "Todos somos pecadores". Pero ¿cuál es la fe y la adhesión religiosa de Donald Trump? ¿Cómo vive y practica su religión? Donald Trump creció en Forest Hills, un barrio de la ciudad de Nueva York. Viene de una familia presbiteriana. Es complicado definirlo religiosamente. Ante todo es un empresario que idolatra. Se ha dicho que por lapsos ha sido un católico, un miembro de la Iglesia Reformada Holandesa, y se casó con su tercera esposa en una iglesia episcopaliana.

Una de sus mayores mentiras de campaña fue afirmar que la Biblia es su libro favorito. Cuando le han preguntado en entrevistas cite algún pasaje o hecho bíblico, Donald Trump muestra ignorancia absoluta. Ante la insistencia y presión terminó reconociendo: "Soy un protestante, soy presbiteriano. Y usted sabe que he tenido una buena relación con la iglesia en los últimos años. Creo que la religión es una cosa maravillosa. Creo que mi religión es una religión maravillosa".

También expresó que lleva la religión de manera muy privada y suele ir a los servicios litúrgicos cuando puede: "Voy a la iglesia, tanto como me sea posible. Siempre en Navidad. Siempre en Pascua. Siempre cuando hay una gran ocasión. Y durante los domingos. Soy una persona de la iglesia en domingo. Voy cuando puedo". Sin embargo, desconcertó cuando el candidato republicano reconoció varias veces que nunca ha pedido perdón a Dios por nada. Esta afirmación herética, causó conmoción pues sabemos, en la tradición bíblica, otorgar a otros o pedir perdón a Dios, es una obligación moral o religiosa. Sabemos que la sola deidad de Trump es el Dios dinero.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.