• Regístrate
Estás leyendo: Cuestionamientos ante el atentado al cardenal Norberto Rivera
Comparte esta noticia

Posteando

Cuestionamientos ante el atentado al cardenal Norberto Rivera

Bernardo Barranco

Publicidad
Publicidad

Rivera sigue siendo ave de tempestades aun después de haber sido relevado, por derecho canónico, de su cargo como arzobispo primado de México. Los hechos violentos que se presentaron en su casa este domingo y que costó la vida de un policía de la seguridad del cardenal, ameritan una reflexión y numerosas preguntas.

La primera es ¿por qué sigue viviendo en esa casa propiedad de la arquidiócesis? Se recuerda que a fines de 1995 él presiona al cardenal Ernesto Corripio Ahumada para instalarse en esa casa que ahora no quiere dejar.

Hay muchas especulaciones sobre el incidente del domingo pasado. Todo apunta a un atentado contra el Cardenal. ¿Quisieron secuestrarlo o intentaron asesinarlo? O fue una advertencia, en cualquier escenario habría que preguntarse: ¿cuáles son los móviles? La violencia que se desata en la casa del cardenal nos lleva a interrogarnos, como lo hizo Alberto Athié: la arquidiócesis y el propio Rivera deben explicar por qué tiene guardias armados en su residencia, ¿quién los paga?

Sus corifeos están tratando de tapar el sol con un dedo. Quieren creer en el asalto y justifican la violencia desbordada del país que alcanza a los curas. Cierto, pero el caso de Rivera se cuece aparte y requiere de aristas diferentes. De ser cierta esta débil hipótesis, deberían cuestionar al cardenal por su ostentación en joyas, relojes y cadenas con el que el cardenal se deja ver. Hay notas periodísticas que así lo registran.

Si el viejo tiene mucho dinero se le roba o se le secuestra. Pero hay otras hipótesis más complicadas y sutiles. Su estilo hosco y autoritario pudo abonar sentimientos antagónicos en aun sectores del mismo clero. Animadversiones clericales que Rivera se ganó a pulso.

Norberto Rivera es un hombre de poder. Ha tenido negocios y tratos mercantiles muchas veces opacos, como fue el caso de la venta del alevoso copyright de la Virgen de Guadalupe. En el libro El Cardenal del Poder, se registran muchas de sus turbiedades.

Tiene diversos frentes abiertos aun con aquellos empresarios que fueron sus aliados en sus tiempos de gloria. Los negocios jugosos que realizó con la Plaza Mariana, dejó muy descontentos a cientos de antiguos locatarios desplazados pero también empresarios por incumplimientos. Rivera encubrió a decenas de curas pederastas y existe potentes resentimientos.

A lo largo de su mandato tuvo varios incidentes violentos. El tiroteo en la casa del arzobispo emérito de México, muestra que puede estar en la bajo mira de malquerientes. El cardenal Norberto Rivera sigue en el ojo del huracán.

Especialista en asuntos religiosos y electorales

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.