• Regístrate
Estás leyendo: Cuando los árbitros electorales fallan
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 10:25 Hoy

Posteando

Cuando los árbitros electorales fallan

Bernardo Barranco

Publicidad
Publicidad

El mayor deber de la democracia es que los procesos electorales sean libres y transparentes. En una elección democrática en las urnas, son importantes los aspirantes a gobernar, los partidos y la ciudadanía votante. Pero también lo son quienes desempeñan un rol fundamental en el proceso, me refiero a los árbitros electorales. La mayor fortaleza de las instituciones electorales es la credibilidad social. Cuando ésta se pierde se erosiona la autoridad que es la mayor cualidad que puede tener todo árbitro electoral. Los institutos electorales se rigen por principios rectores y valores que orientan su conducta como son la legalidad, imparcialidad, objetividad, certeza, independencia y máxima publicidad. Lamentablemente éstos se han erosionado con el paso del tiempo y por los desgastes prolongados de actuación de los institutos en diversos procesos electorales. En las democracias modernas, a mayor competencia electoral, mayores serán los cuestionamientos a los árbitros e instancias de justicia electoral. Sus yerros se magnifican y sus aciertos empequeñecen. Sus más acérrimos críticos son los propios partidos quienes se apostan con un doble juego, según sus intereses. A veces se presentan como aliados y otras como los denostadores más implacables. Pueden ejercer ambos en un mismo proceso.

Los institutos electorales, tanto el INE como el IEEM, han cometidos errores en el proceso electoral mexiquense. Los sistemas electrónicos han fallado en el INE comprometiendo el registro de representantes de partido en las 18 mil casillas. Ha presentado fallas el Sistema de Información de la Jornada Electoral (SIJE) se forjan incertidumbres en la eficacia de las nuevas tecnologías utilizadas para eficientar los procesos. En el caso del IEEM, el consejo ha tomado malas decisiones y ha llegado tarde al grado que compromete su imparcialidad e independencia. En estas páginas he relatado con severidad parte de los deslices del IEEM. Equivocaciones que se traducen en pérdida de credibilidad que se ha extendido ya a la opinión pública. Entra a la recta final de las elecciones 2017 con estigmas y preocupantes vulnerabilidades. Es claro que las pasiones se desbordan, los ánimos se caldean y las querellas se radicalizan, a veces sin la lealtad necesaria. Tal es el caso de una denuncia que ha llegado a mi correo, firmada por una servidora electoral del IEEM que pone en duda la probidad del presidente del consejo ¿De quién es la responsabilidad de la pérdida de confianza? Es la del Consejo General del INE quien reprodujo los mismos patrones de cuotas partidarias en la elección de los consejeros de los OPLES. Están cosechando su siembra.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.