• Regístrate
Estás leyendo: Acoso sexual en instancias electorales
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 01:30 Hoy

Acoso sexual en instancias electorales

Publicidad
Publicidad

Resulta muy preocupante el incremento de acoso sexual y laboral en dependencias gubernamentales federales, organismos autónomos y universidades públicas.

Resulta aún más vergonzoso que a la cabeza esté el INE, según se ha informado.

El garante de hacer respetar el voto ciudadano y encabezar la ética política de imparcialidad y profesionalidad, esté constantemente envuelto en escándalos de acoso.

También lamentable que el hostigamiento sexual y laboral, terminen archivadas, con sanciones mínimas, como suspensión de días de trabajo, amonestaciones verbales en privado, reubicaciones o disculpas a la persona agredida.

Por la naturaleza delicada de su misión, el INE debería ser ejemplo en el comportamiento institucional de sus integrantes.

Pero resulta que el INE, es el órgano federal que mayores quejas recibidas, con 420 acusaciones, seguido de la Policía Federal (PF).

Este hecho muestra la pérdida de rumbo de una institución que venido perdiendo la brújula e identidad de lo que representa para la sociedad.

Se ha dejado contaminar por la lógica del poderoso intocable y del poder de los partidos.

Informes del Comité de Seguimiento a Casos de Hostigamiento y Acoso Sexual o Laboral del INE, obtenidos vía Ley de Transparencia por un diario nacional, de julio de 2014 a julio del año pasado, detallan que en ese primer año se recibieron 33 denuncias, al año siguiente se incrementó a 184 y en 2016 descendieron a 143.

Hasta el primer semestre del año pasado, el organismo electoral recibió 60 quejas.

El acoso sexual es la intimidación o coerción de naturaleza sexual, bajo la promesa muchas veces no solicitada e inapropiada de recompensas a cambio de favores sexuales.

En el IEEM no cantan mal las rancheras.

La misoginia y las relaciones de poder institucional conducen a comportamientos dolosos, principalmente de varones mexiquenses con espíritu ranchero del siglo XIX, en especial, en las juntas distritales y municipales que se montan para una elección.

Como consejero me enteré de casos dolorosos que sancionamos. Aunque muchas víctimas del acoso sexual aceptan esta situación y no la denuncian porque temen perder sus trabajos y asimismo también porque temen no ser tomadas en serio, ya que la mayoría de las veces no disponen de pruebas para probar el acoso y entonces sería enfrentar un dicho contra otro.

El órgano central del IEEM no escapa y tenemos conocimiento de algunos asesores de consejeros son una amenaza.

También muchas mujeres consejeras y directoras debería pasar a los hechos y no solo enarbolar el rentable feminismo político electoral de palabra y darse como tarea proteger más a sus compañeras.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.