• Regístrate
Estás leyendo: Tlacoyo de haba
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 23:32 Hoy

Del plato a la boca

Tlacoyo de haba

Benjamín Ramírez

Publicidad
Publicidad

Una mujer aviva las brasas mientras toma un puño de masa de maíz, la tortea, le coloca un puré amarillo o café, lo envuelve y finalmente posa sobre el comal embarrado con manteca de cerdo, voltea aquellos panes romboides conocidos como tlacoyos o gorditas. En tiempos del imperio Azteca, el tlacoyo representaba parte de la dieta diaria, relleno a veces con una salsa de chiles molidos a molcajete.

Este alimento sobrevivió a una colonización de 300 años, el español con su intercambio de alimentos; dos imperios, el de Iturbide y el de Maximiliano; dos revoluciones, la de independencia y la de 1910; sin contar las diversas crisis económicas, políticas y sociales. A pesar de todo logró persistir en la dieta y el antojo mexicano, además de recibir con buenos ojos diversos ingredientes y complementos, por ejemplo, la manteca de cerdo y el haba. La primera le dio, aparte de sabor, un aumento calórico; mientras que la segunda representó la fusión de dos mundos antiguos, el mediterráneo y el mesoamericano.

El haba resultó fácilmente aceptable entre los habitantes de América, desde sus primeros intercambios, los indígenas la relacionaron con el frijol, mientras que en Europa y Medio Oriente el frijol entró en los campos y las mesas regionales. Cabe recordar que el nombre original del frijol era etl, pero, ante el parecido con las habas en el "viejo mundo", su nombre se fusionó en habichuela. La España del siglo XV y XVI conocía al haba como feseoles, por lo que se puede suponer que sus constantes viajes por el mundo occidental, musulmán y americano, la distorsión de su nomenclatura terminó en "frijoles".

El haba comienza su andanza desde los tiempos de imperio egipcio y, junto con el garbanzo, era cocido en agua, preparado como sopa y combinado con las primeras pruebas del pan.

Actualmente alimentos como el tlacoyo tienen un papel ambivalente, entre comida rápida, tradicional y típica mexicana, lo que le ha permitido abarcar o recuperar un mercado joven, que también corresponde a un nuevo nacionalismo culinario. Por tal motivo es fácil suponer que el haba es americana, sin embargo en esa combinación, el tlacoyo de haba, existe un capítulo más de la historia de la humanidad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.