• Regístrate
Estás leyendo: La lente culinaria
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 12:24 Hoy

Del plato a la boca

La lente culinaria

Benjamín Ramírez

Publicidad
Publicidad

El detective espera nerviosamente en el estudio de su colaborador, de manera metódica repasa las pruebas que han arrojado las evidencias del crimen, entre sus pensamientos vuelve a los factores en la escena. Cinco personas asesinadas in situ, se les extirpó un órgano de manera limpia, probablemente se uso un escalpelo, no se descarta que el autor de esos espeluznantes hechos sea una persona entendida en los quehaceres médicos. Continuando con sus planteamientos, nuestro agente fija la mirada en el lomo de un libro colocado cómodamente sobre un estante, el cual reza “Larousse Gastronomique”, de golpe se entiende todo, un asesino que ejecuta a sus víctimas para poder preparar guisos con sus órganos, un hombre que ayude a la policía a capturar al homicida, pero su función sea la de entorpecerla. En un abrir y cerrar de ojos aquel “colaborador” apuñala al investigador, este, a su vez, logra contestar la agresión con un fajo de flechas insertándolas en la espalda de su atacante, las cuales eran parte de la decoración en aquella escena.
La secuencia anterior corresponde a la cinta “El Dragon Rojo”, la cual es parte de la saga de “El Silencio de los Inocentes”, películas que tienen como actor principal a Anthony Hopkins y que de manera tenue pero clara, abordan el tabú más grande de la gastronomía, el canibalismo. Por medio del cine es posible plantear o documentar los distintos procesos de estudio en torno a la alimentación, no hay cinta cinematográfica de culto que no muestre o monte una escena importante en torno a una mesa, a un platillo, a un bocado. A lo largo de nuestra historia el cine y la gastronomía han unido sus mundos para presentar diversos escenarios, desde una rata que demuestra al mundo que todo mundo puede cocinar, hasta historias de amor, en los que las incesantes horas de trabajo son cómplices de la capacidad del ser humano para desarrollar sensaciones parecidas al amor, todo entre fogones, ollas vaporosas y cuatro paredes.
Sin embargo, no sólo podemos admirar eso, por ejemplo, el cine documental nos coloca en la escena, en el cuadro y en el instante específico y que puede verse cruel e inhumano, pero que no hace otra cosa que mostrar una cara de la verdad. Como muestra de los antes dicho tenemos un material de 1962, de nombre Mondo Cane traducido como (Perro Mundo), película italiana que en pequeñas cápsulas o escenas retrata las distintas formas culturales en las que se desarrolla la sociedad alrededor del mundo, entre ellas la alimentaria. Serpientes que son desolladas aun con vida, los insectos como ingrediente esencial, sino es que único de restaurantes de etiqueta o gansos que son alimentados constantemente, con el simple objetivo de obtener el reconocido foie gras, ícono de la cocina occidental. Desde distintas aristas, la gastronomía se ve, se disfruta y se conceptualiza, ya sea por medio de una historia policiaca o un romance, sobre la mesa se disponen delicias apetecibles según el ojo que las mire. 

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.