• Regístrate
Estás leyendo: Hay una mosca en mi sopa
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 19:40 Hoy

Del plato a la boca

Hay una mosca en mi sopa

Benjamín Ramírez

Publicidad
Publicidad

Una orden de tacos de suadero, unas gotitas de limón y salsa verde, un tlacoyo de haba con queso rallado y salsa martajada o un corte de carne con puré de papa y ensalada... posibles responsables de una infección estomacal que nos puede llevar de prisa al baño o de urgencia al hospital. En ocasiones los factores "puesto de la calle o restaurante gourmet" son los menos responsables de una posible enfermedad, los culpables son la falta de buenas prácticas de manufactura (BPM), siglas comunes en el ámbito restaurantero, y son un conjunto de reglas o normas de higiene que, de seguirse al pie de la letra, podrán evitar posibles contaminaciones entre alimentos, ya sean crudos o cocidos.

Y para muestra algunos ejemplos: salmonelosis, causada por la salmonella sp. Sus síntomas pueden ser inflamación intestinal, dolor abdominal, dolor de cabeza, náuseas , vómito y se puede presentar de seis a ocho horas después del consumo del alimento; algunas personas se vuelven portadoras de la bacteria que se localiza en lácteos, harinas de pescado, cárnicos crudos o cocidos y derivados de los mismos.

Colitis, gastroenteritis, enteritis, que se da por elenterococcus sp, enterobakter sp, Klebsiellapneumoniae, citrobacter sp. yescherichiacoli, esta última la causante de la diarrea de viajero y se adquiere desde el nacimiento y persiste toda la vida; sus síntomas son inflamación de estomago, intestinos y colon, diarrea súbita e intensa, fiebre, gases, falta de apetito, cólicos y vómito. Se presenta entre 24 y 72 horas. Las podemos encontrar en agua, hielo, cárnicos congelados o sometidos a procesos térmicos, azúcar, jarabes, harinas, pastas y salsas crudas.

Intoxicación y toxinfección alimentaria: este tipo de enfermedades son causadas por el Staphylococcusaureus, causante de las toxinosis, tolera grandes concentraciones de sal, altas temperaturas y resiste la desecación. Es muy difícil de eliminar, pues se localiza en laringe y mucosa nasal, por lo que la contaminación de alimentos se da por falta de higiene y mala conservación. Los síntomas aparecen casi inmediatamente después de haber consumido los alimentos, como nauseas, vómito, calambres abdominales, diarrea y deshidratación sin fiebre, y se ubica en carnes rojas procesadas, carnes de aves, quesos, flanes, crema.

Y la lista en un tanto interminable, cada una con su propia bacteria o toxina, aunque todo se enfoca a como manejemos la sanidad e higiene de los alimentos, no olvidemos lavar todos los ingredientes antes de prepararlos, si su consumo es en crudo como frutas y verduras, la opción es desinfectarlos y en el caso de los cocidos hervirlos diariamente.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.