• Regístrate
Estás leyendo: En tiempos de calor
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 11:25 Hoy

Del plato a la boca

En tiempos de calor

Benjamín Ramírez

Publicidad
Publicidad

La temperatura alcanzada en las últimas semanas, fuera de representar las características propias de la primavera, se ha convertido en un problema de salud. En anteriores años las lluvias habían sido el panorama diario de estas fechas, por lo que las urgencias para ese entonces se concentraban en evitar resfriados, problemas viales y hasta deslaves en cerros y obstrucción de caminos; sin embargo, este año, la situación cambió de manera estrepitosa, pues la principal preocupación reside en estar bien hidratados.

El agua representa más de la mitad del peso en nuestra masa corporal, la buena hidratación permite la correcta actividad de nuestros órganos, desde actividades cerebrales hasta moleculares, por lo que, no tenerlo en estado óptimo puede representar más que un simple dolor de cabeza. Existen tres fuentes básicas de hidratación: el consumo directo de líquidos, agua, leche, jugos, caldos, refrescos, etcétera; el contenido hídrico de alimentos sólidos, frutas, verduras, guisados, etcétera; y los obtenidos durante el metabolismo, esto es al procesar proteínas, lípidos e hidratos de carbono.

Caso contrario, también existen ciertos factores por lo que perdemos agua diariamente: orina, heces, traspiración y a través de la respiración; estas últimas pueden variar según los medios donde nos encontremos, a mayor temperatura nuestra sudoración será mayor y perderemos más agua, de tal manera que, en promedio, podemos perder al día entre uno y tres litros de agua al diariamente. Y dentro de estas pérdidas de agua existe una clasificación de deshidratación: Isotónica, en la que se pierden tanto agua como sales minerales; hipertónica, en la que la pérdida es mayor en relación a la de sales; y la hipotónica, donde se invierte el caso, perdiendo más sales que agua, estas diferencias se dan por motivos como uso de diuréticos o procesos gastrointestinales; cuestiones médicas como vómitos o diarreas; y por acción de la sudoración, respectivamente.

Es por eso que en estos días de incesante calor la recomendación radica en estar hidratado, la opción por excelencia el beber agua natural, pero de no ser ávido del "agua simple" puede ser sustituido por otro tipo de bebidas, sin embargo, cabe aclara que nuestra sociedad tiende a percibir como un buen medio para quitar la sed a los refrescos; a comparación de jugos, zumos u otros, la bebidas carbonatadas contienen una gran cantidad de azúcar, y por ende, entre más sed intentemos apaciguar con refrescos el consumo de azúcar también se verá incrementado, a lo que se recomienda tomar este tipo de bebidas en menor escala y sustituirlas con bebidas, sino naturales, como agua de frutas, sí con aquellas bajas en edulcorantes.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.