• Regístrate
Estás leyendo: Alimentando a la razón
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 22:42 Hoy

Del plato a la boca

Alimentando a la razón

Benjamín Ramírez

Publicidad
Publicidad

En tiempos donde todo alimento esta enriquecido, adicionado, complementado, etcétera, es importante saber que no todo lo nutricional viene en bolsita, embace o con prescripción médica; básicamente todos los nutrientes requeridos para nuestro organismo provienen de los alimentos en su forma natural, desde animales hasta vegetales. Especialmente, esta ocasión abordaremos aquellos que en cierta media son ideales para el buen funcionamiento de nuestro cerebro, aquellos que nos auxiliarán a no olvidar alguna cita o reunión, a evitar dolores de cabeza y que mejorarán nuestro sistema cognitivo.

Comenzaremos con pescados azules, entendiendo "azules" por la coloración externa, o sea su piel; la carne de estos animales acuáticos contiene una importante cantidad de Omega 3, un ácido graso benéfico para prevenir problemas cardiovasculares, y que actúa en el cerebro disminuyendo depresión, demencia senil y deterioro mental. Ejemplos de este tipo de peces tenemos: atún, salmón, sardina, trucha, arenque y pez espada .Pasando a otro ejemplo tenemos a las nueces, considerado como un alimento muy completo para el cerebro, contiene lecitina, auxiliar en trabajos de tipo cognitivo y de memoria; mientras que en otros aspectos encontramos es que contiene fósforo y vitaminas del complejo B: juntos ayudan al cuerpo en la producción de la molécula ATB, la cual almacena energía; y por último favorece al corazón en la eliminación de grasa.

El chocolate también es una muestra de comestibles que de alguna manera nutren al cerebro, pero en este caso actuando como estimulantes, sus compuestos sirven para relajarlo y darle una sensación placentera, entre ellos la Anadamida, las metilxatinas y las epicatequinas, siendo esta última preventiva en derrame cerebral. Otra muestra es el té verde, rico en antioxidantes como (Niacina, ácido fólico, flúor, manganeso, teobromina y flavonoides) estudios recientes descubrieron que esta infusión incrementa la conexión entre el parietal del cerebro y la corteza frontal, dando por resultado una mejora en las funciones cognitivas. Finalmente el agua: la buena hidratación permite el mejor flujo de los impulsos eléctricos producidos durante los procesos del cerebro, además de que este órgano es 90 por ciento agua.

Sobra decir que todos los ejemplos antes mencionados dan mejor resultados si se consumen de forma natural, evitando lo mejor posible consumir aquellos que han tenido un proceso industrializado. Esto no por considerarlos dañinos en su totalidad, sino que está comprobado que dan mejor resultado; recordemos que entre mayor manipulación de los mismos se llega a perder su efectividad, además de que la aplicación de conservadores llega a alterar su química, mas no su sabor de todo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.