• Regístrate
Estás leyendo: A primera hora
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 11:41 Hoy

Del plato a la boca

A primera hora

Benjamín Ramírez

Publicidad
Publicidad

Primera hora, el reloj hace su rutinal trabajo al resonar entre las paredes de cualquier habitación, esperando despertar al que a su paso sonoro se atraviese; el individuo en cuestión, al que llamaremos "x", se levanta dispuesto a tomar un baño, alistar sus pertenencias y salir al trabajo o escuela, en ocasiones puede volver por algún olvido como las llaves, algún trabajo, etcétera; las horas van pasando, llegan las ocho, nueve, diez y en ocasiones la carga de trabajo no le permite pensar en los faltantes, algo que parece sin importancia, el desayuno.

Para los especialistas el desayuno es fundamental, ya que aporta los nutrimentos necesarios para empezar el día, es la primera carga de alimento que recibe el sistema digestivo, y, por lo tanto, debe ser de buena calidad para no dañarlo, evitando así enfermedades como gastritis o problemas intestinales. El consumo de cereal, lácteos, infusiones y pan es, al parecer, la mejor dieta como primera ingesta, continuando con un almuerzo al medio día más cargado, considerando huevo, o algún guisado ligero (pollo, verduras, etcétera), aunque otros autores recomiendan un intermedio entre la primera comida y el almuerzo, llamada colación, que consta de fruta con yogurt.

Para el organismo el desayuno no es solo fuente de energía, ya que se han realizado estudios que arrojan datos como que en no desayunar altera nuestro ánimo y rendimiento, provocando mal humor, estrés, falta de concentración, cansancio entre otras. Todo esto ocasionado por la falta de glucosa en la sangre aportada por nuestra primera alimentación. En específico un estudio realizado en la Universidad de Tasmania, por la doctora Kiley J. Smith, halló que las personas que dijeron no desayunar durante su niñez y la edad adulta tenían más posibilidad de riesgo de padecer enfermedades cardiacas comparación de las que realizaban dicha actividad en ambas edades. En investigaciones anteriores se había asociado el factor de no alimentarse a primera hora con trastornos de alimentación, sedentarismo, sobrepeso y colesterol alto.

Regresando a "x", es una persona común, tiene un trabajo y toma clases, hace las compras y en ocasiones, si el tiempo se lo permite, prepara la comida, en fines de semana sale a comer o come en casa, va al cine, va de compras, en ocasiones ve televisión y lee las noticias; "x" eres tú, soy yo, es el vecino y el voceador, somos todos, porque en ocasiones el tiempo no nos apremia y las prisas nos obligan a olvidar desde las llaves pasando por algún papel importante hasta alimentarnos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.