• Regístrate
Estás leyendo: Y un día Baillères se convirtió en petrolero
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 11:51 Hoy

Nada personal, solo negocios

Y un día Baillères se convirtió en petrolero

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

Llegó, fundó una compañía, contrató a un ejecutivo estrella de Pemex, se asoció con empresas internacionales de gran experiencia y ganó una de las licitaciones más atractivas de la nueva fase de la Ronda Uno.

Todo eso pasó en solo siete meses, tiempo récord para que Alberto Baillères metiera un nuevo negocio —el energético— a su variopinto conglomerado de empresas.

Petrobal es la más nueva de las unidades de su poderoso Grupo Bal, que concentra desde retail de lujo, como El Palacio de Hierro, o educación de élite, con el ITAM, a GNP, Profuturo, Peñoles, Fresnillo, Valmex y hasta el negocio de los toros de lidia Espectáculos Taurinos de México.

Ayer se convirtió en petrolero, al quedarse con uno de los yacimientos de las nuevas licitaciones del gobierno. Se trata de áreas con petróleo y gas en aguas someras, lo que garantiza que serán de las primeras en producir petróleo en el nuevo formato que trajo la reforma energética.

El espacio de extracción ganado ayer por Petrobal es conocido al centímetro por su director general, Carlos Morales Gil. Sin duda, es el experto con más conocimiento, por encima de los otros nueve consorcios que se presentaron. Morales Gil fue director de Pemex Exploración y Producción y es tal vez uno de los ejecutivos con más talento (y know how de primera mano de Petróleos Mexicanos).

Para entrar a las licitaciones, Petrobal no solo necesitaba de conocimiento, sino también de experiencia comprobada en el mundo petrolero. Y eso también se consigue en el mercado internacional. Baillères salió de "beauty contest" y se alió con el consorcio Fieldwood Energy, de Estados Unidos.

Si bien tiene ya operaciones en distintos lugares en EU (incluido el Golfo de México), tampoco se trata de una empresa de larga data, sino de apenas tres años en el mercado desde que fue fundada en Houston.

Lo cierto es que Alberto Baillères (el segundo empresario más rico del país) le ganó la pulseada a otro magnate de los negocios como es Carlos Slim (el número uno).

A través de su también nueva empresa Carso Oil, fue uno de los oferentes de la segunda fase de la Ronda Uno.

Baillères suele cumplir siempre sus caprichos. Quiso duplicar el tamaño de su Palacio de Hierro de Polanco y con paciencia y dinero compró en menos de un año toda la manzana, hasta conseguir expandir su icónica pirámide sobre Moliere.

Quiso entrar al negocio petrolero y con paciencia y dinero consiguió alianzas y ejecutivos que le cumplieron su nuevo deseo, también en menos de un año.


barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.