• Regístrate
Estás leyendo: ¿Y si salvamos la CdMx con bambú?
Comparte esta noticia

Nada personal, solo negocios

¿Y si salvamos la CdMx con bambú?

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

Esta semana conocí a un colombiano que es el mayor experto en bambú de América Latina, Hormilson Cruz, un enamorado de la planta que uno siempre vincula con pandas, China y muebles.

"Si queremos limpiar el aire de la ciudad, lo más rápido, eficiente y económico es el bambú", me decía Cruz, que lleva 25 años estudiando y trabajando este tema. Fue director del Centro Nacional para el Estudio del Bambú en Colombia, de donde fue importado por Alfonso Romo hace dos décadas para sembrar bambú en Chiapas, mediante su empresa Agromod. Allí, el regio Poncho Romo tiene unas mil hectáreas de bambú especial para la construcción.

Cruz asegura que la contingencia ambiental se podría solucionar sembrando bambú: "La planta que más rápido crece y la que más dióxido de carbono (CO2) atrapa". Cruz asegura que en México hay variedades que ya llevan 300 años de adaptación al país. "Algunas resisten la altura de 2 mil 200 metros sobre el nivel del mar de la CdMx y pueden crecer hasta 12 centímetros cada 24 horas", me dice. "Otro punto a favor del bambú es que, mientras un árbol es solo un árbol, una planta de bambú genera desde sus raíces hasta 80 nuevas plantas a su alrededor".

El experto, quien espera que la Secretaría del Medio Ambiente le permita presentar un Proyecto Bambú mucho más efectivo y rápido que el anuncio de sembrar 15 millones de árboles en la zona metropolitana para resolver uno de los factores que generan la contingencia ambiental.

En una servilleta me trazó un cálculo muy rápido: si un vehículo genera al año cinco toneladas de CO2, se necesita sembrar 435 árboles que capturen 11.4 kilos del gas por árbol. Con su propuesta, apenas 17 plantas de bambú con un diámetro total de 1.5 metros reemplazan la captura de CO2 de los 435 árboles. "Y por la velocidad de crecimiento, los efectos del bambú se ven en el primer año, con dos metros de altura en promedio", agrega.

Además, hay que considerar el costo. Mientras un pino (primera opción de los planes de forestación) cuesta 15 pesos, una planta de bambú ronda los 20 pesos, pero en pocas semanas se convierte en 80 plantas.

Cruz cree que México se puede convertir en el primer productor de América Latina y el noveno mundial. "Hoy lideran Brasil y Colombia en la región y el planeta China, India y Japón", afirma. Hace unas semanas, la secretaria de Medio Ambiente, Tania Müller, anunció el Plan de Reforestación de la CdMx 2016, para sembrar 3 mil 500 árboles. Si cambia de planta podría multiplicar exponencialmente el beneficio y a menor costo.

barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.