• Regístrate
Estás leyendo: Y ahora, ¿a quién vamos a culpar de la caída del peso?
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 17:40 Hoy

Nada personal, solo negocios

Y ahora, ¿a quién vamos a culpar de la caída del peso?

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

Sin lugar a dudas, todo este año el villano favorito en la caída del peso (más de 40 por ciento en el lapso de agosto de 2015 a 2016) ha sido Donald Trump.

Nunca en la historia del tipo de cambio una sola persona se había encarnado en Némesis de la moneda mexicana.

Vaya, ni Adolfo Hitler representó un daño tan severo para el peso; ni siquiera José López Portillo, con los altibajos en la defensa y luego la no defensa de la moneda nacional.

Vaya, ni Carlos Salinas, que le quitó tres ceros al peso fue tan negativo para la moneda como lo ha sido el candidato del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos.

Y es que, a lo largo del último año, Trump y sus probabilidades de ganar la elección en noviembre han sido un factor en la trifecta maldita que agobia al peso (volatilidad, precio del crudo, uso del peso para apalancar transacciones internacionales).

Entre sus amenazas de castigar a firmas estadunidenses que inviertan acá y su aseveración de que México pagará por su muro (ya sea fiscalizando remesas o los coches que las armadoras de su país ensamblan en el nuestro), Donald Trump ha sido un agente provocador que daña el poder adquisitivo de la moneda mexicana.

La amenaza Trump sigue siendo una bandera que no solo analistas y funcionarios del gobierno enarbolan. Inclusive la Junta de Gobierno del Banco de México sigue apuntando al “efecto Trump” como una de las amenazas para el peso.

Aparte del debilitamiento de las finanzas públicas del país, el Banxico asevera, como se lee en su más reciente minuta de la Junta de Gobierno, que el proceso electoral de EU es uno de los principales factores que detonan la inestabilidad cambiaria.

Y es que mientras ahora, con un tipo de cambio a menos o casi en el nivel de 19.10 pesos por dólar, ya cantamos victoria y hablamos de un superpeso, siendo que cuando estaba en 15 el propio factor Trump era algo ominoso. Y ni qué decir a los 16 o a los 17, cuando los analistas hablaban de la nueva realidad y que no habría cotizaciones menores.

Ahora que nos estabilizamos en los 19 y que seguro Trump va a perder la elección, ¿qué pretexto se tomará para explicar por qué llegaremos a los 20 antes de fin de año?

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.