• Regístrate
Estás leyendo: Sí se puede ser transparente (aunque usted no lo crea)
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 15:10 Hoy

Nada personal, solo negocios

Sí se puede ser transparente (aunque usted no lo crea)

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

Este viernes se presenta el sitio www.fideicomisofuerzamexico.mx y promete ser una rara avis dentro de las fundaciones en México, por la información abierta y just in time de todos los ingresos, obras, responsables, gastos y beneficiarios de este proyecto postsismo del 19 de septiembre.

Es la primera vez que la iniciativa privada se reúne con un fin común y usando este tipo de herramientas financieras. “Muchas empresas querían donar y no sabían cómo ni en qué. Este fideicomiso comenzó a reunir fondos privados y de organismos internacionales para apoyo a comunidades, pero desde el primer momento el foco fue la transparencia absoluta”, explica Alejandra Kuri Castro, directora general del fideicomiso. Ella fue una de las responsables de coordinar a todos los organismos y empresas detrás de una causa específica: ayudar con intervenciones integrales a comunidades aisladas, vulnerables y sin ayuda ni del gobierno ni de ninguna otra institución tras los terremotos de septiembre pasado.

Bajo este paraguas se unieron el CCE, la Concamin, la ABM, el Consejo Mexicano de Negocios, la AMIB, ANTAD, la Cámara de la Industria de la Construcción, el Consejo de la Comunicación, el Consejo de Empresas Globales, México Evalúa, la Fundación Gentera, Impunidad Cero y alianzas con el INAI, Ernst&Young, la AMIS, México Big Data y Paybook (una plataforma de administración transparente de fondos).

“El primer donativo fue de 400 mil dólares del BID para ayuda comunitaria, que usamos para un sistema de agua potable permanente en Oaxaca”, recuerda Kuri.

A pesar de la urgencia, el fideicomiso tomó la asesoría probono de McKinsey, que revisó casos de éxito en crisis similares en Chile y Nueva Zelanda, donde ya hay mecanismos formales de la IP. Llegaron al modelo financiero y también a la prioridad: no solo reconstruir paredes, sino también tejido social. “Hay que conocer las necesidades de cada comunidad y su vocación económica para hacer apoyos concretos y con permanencia en el tiempo”, abunda Kuri. No solo hay reconstrucción de casas, escuelas y hospitales, sino también de mercados para recuperar la actividad comercial. En unos días inauguran el primero, el de Salina Cruz.

Con fondos a la fecha por 373 mdp, lograron potenciar 3 a 1 este dinero, es decir que lograron un impacto de mil mdp, “que equivale, calculamos, a solo 10 por ciento de las necesidades que quedaron pos-19S”, afirma Kuri.

En total llevan operando 78 proyectos en 70 comunidades, impactando a 40 mil personas.

Este fideicomiso durará solo tres años (la mitad de las obras se entregan en septiembre), pero la idea es mantener el formato para aplicarlo a otras iniciativas sociales.

En medio de una imperante opacidad después de estos fenómenos naturales (tocados por la no siempre prístina mano del hombre), vale la pena mostrar ejemplos de control y transparencia, tan poco comunes por estos tiempos.

barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.