• Regístrate
Estás leyendo: Rick Perry, el nuevo porrista de AMLO
Comparte esta noticia

Nada personal, solo negocios

Rick Perry, el nuevo porrista de AMLO

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

Rick Perry, el secretario de Energía de EU, busca demostrar que —como lo reconoció la US-México Chamber of Commerce el año pasado— sí es un “buen vecino”.

Lejos quedó el otoño de 2014 cuando en aversión a la administración de Barack Obama, Perry, entonces gobernador de Texas, mandó a la Guardia Nacional a la frontera con México para contener las “hordas” de narcotraficantes y menores de Centroamérica que cruzaban solos la frontera. Ahora, Perry es un ferviente simpatizante de la “independencia energética” que busca López Obrador, así como del plan del Presidente electo de importar menos gasolinas, al tiempo que ofreció inversiones multimillonarias para detonar negocios energéticos.

Como contaba aquí hace unas semanas, Perry dijo que la Corporación para Inversiones Privadas en el Extranjero (OPIC) tiene listos mil mdd para impulsar proyectos energéticos en México. Ahora, tras la visita la semana pasada a miembros del gabinete de AMLO (Rocío Nahle, en Energía, y Alfonso Romo, de la oficina de Presidencia) Perry aplaude el futuro plan energético. Esto sucede mientras somos el principal importador de gas natural y gasolina de EU y se consolida como zona estratégica de las dos principales refinadoras de EU (Valero y Andeavor) en sus planes de expansión. Por ahora ninguna de estas empresas ha dicho algo sobre el optimista mensaje de Perry. Valero es el principal refinador en EU y Andeavor, que era el quinto, se acaban de funcionar con el número dos, Marathon Petroleum para consolidarse como la mayor refinería estadunidense.

Hace pocas semanas, las dos firmas reiteraron su estrategia en México: Valero afina sus inversiones en almacenamiento y transporte de gasolinas y Andeavor —ya Marathon Petroleum— prepara un “negocio de refinación totalmente integrado” de almacenamiento y distribución por ductos para sus clientes en México. Incluso en su horizonte está una cadena propia de gasolineras en el país con la marca Arco (ya tiene 85 y planea 500 hasta 2020).

Pero, por lo que dice Rick Perry sobre el plan refinador de AMLO, podría haber cambios en la relación comercial dentro de la agenda de la integración energética de Norteamérica, algo que se baraja dentro de la administración Trump. Desde el ex secretario de Estado y ex director general de ExxonMobil Rex Tillerson hasta el propio Perry ven ese tema como prioritario para la región.

¿Por qué a Perry no le preocupa la idea de las refinerías de AMLO? Porque este proyecto tardaría al menos cinco años en estar listo y, en ese periodo México seguirá importando productos refinados del otro lado de la frontera y a niveles altos: en promedio 155 millones de barriles de gasolinas.

Con los precios del crudo subiendo, no sería un mal negocio Valero o Andeavor aunque sea por unos años más.

barbara.anderson@milenio.com



Twitter: @ba_anderson



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.