• Regístrate
Estás leyendo: ¿Por qué Ternium es la rara de las acereras?
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 17:43 Hoy

Nada personal, solo negocios

¿Por qué Ternium es la rara de las acereras?

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

El riesgo de que la industria acerera deje en el hule a 30 mil empleados es muy alto, dice la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación. Y con un grito desesperado hace eco a la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero de México en cuanto a poner freno a las importaciones de China y otros países.

En medio de ello, empresas como Ahmsa y Deacero han anunciado que detienen inversiones y que ya despiden gente. Altos Hornos, que hace poco detalló sus planes en Medio Oriente, cortará a 4 mil 500 trabajadores. Deacero ya despidió a 2 mil 500; Gimsa también afila la tijera. Y a juzgar por lo que viene, las cosas se pondrán más grises todavía.

Pero como dice el dicho, a veces el chimuelo masca tuercas, y a contrapelo de esas empresas, otras, como Ternium, ven en las crisis un área de oportunidad. Así que en vez de cortar gente, el gigante multinacional dice que va a innovar y a volver más eficiente su cadena productiva.

Máximo Vedoya, director general de Ternium México, dijo recientemente que la empresa no cancelará inversiones ni reducirá su producción, a pesar del dumping del material por parte de los asiáticos. Así que el plan de 400 millones de dólares para expandir su planta en Peña Colorada, Coahuila, se mantiene, a pesar de la tormenta.

Todo por no dejarle vía libre a los chinos, que buscan aprovechar su exceso de producción y baja demanda interna para inundar los mercados, sobre todo los emergentes que muestran signos de crecimiento. Además, buscan aprovechar la demanda local, pues México, dice la Asociación Mundial del Acero (WSA, por su sigla en inglés), está a punto de superar a Brasil como el país latinoamericano con mayor consumo.

Así, la WSA dice que México cerrará 2015 con un uso aparente de 23.1 millones métricos de acero terminado, 2.6 por ciento más que el año pasado. Ya este trimestre el consumo nacional creció 18 por ciento contra lo visto en 2014, todo a contrapelo de la industria nacional, que en particular produjo 6 por ciento menos y las exportaciones cayeron 27 puntos.

Por su parte, Brasil llegará a 22.7 millones, o 7.8 por ciento menos que 2014. Y como prueba de ello baste saber que casi la mitad de las plantas de ensamble de la industria automotriz brasileña está detenida o con paros escalonados. En tanto, México vive un boom en el armado de vehículos completos y en autopartes.

barbara.anderson@milenio.com

http://twitter.com/ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.