• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 04:14 Hoy

Nada personal, solo negocios

Obesidad a prueba de impuestos, refrescos y botanas

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

Con pocas semanas de diferencia, el ITAM, el Colegio de México, la Universidad Autónoma de Nuevo León, Kantar World Panel y Nielsen han puesto sobre la mesa datos similares: el impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS) a las bebidas azucaradas, dulces y confitería no logró su cometido de bajar los índices de sobrepeso y obesidad en el país.

Algunas perlas de las diferentes fuentes: en 2015 el segmento de alimentos que más se recuperó fue el de golosinas, que creció 4.5 por ciento, liderado por las botanas (Nielsen).

Entre 2014 y 2015 el consumo de calorías diarias se redujo 0.5 por ciento. Al tener en cuenta que la dieta promedio de los mexicanos es de 3 mil 24, eso equivale a entre seis y 10 calorías diarias menos (ITAM).

Hasta 3 por ciento creció el consumo de aguas saborizadas, 3 por ciento los refrescos, 2 por ciento los néctares y jugos y 9 por ciento las bebidas isotónicas (Nielsen).

De 5.37 mililitros diarios fue la caída en el consumo promedio per cápita de refrescos en los hogares. Esto equivale a una cucharadita de café (Colmex).

De cero por ciento fue la variación del Índice de Masa Corporal (IMC) en el último año, según recabó Kantar World Panel en un estudio que visita 8 mil hogares, revisa las despensas, los productos y hasta pesa a familias completas.

Hasta 13 por ciento creció la recaudación del IEPS en 2015; se demuestra que a un año del nuevo impuesto, el consumo de esos productos comenzó a volver a sus volúmenes habituales.

Entonces, si se consumió apenas un poquitín menos de calorías e incluso se está regresando a los volúmenes de consumo, si el ITAM hace hincapié de que se trata de un impuesto regresivo (que afecta más a los de menores ingresos), si el peso de la mayoría de la población no ha variado, ¿qué sí puede bajar los índices in crescendo de obesidad. "Lo que engorda es la ingesta calórica total de una persona, no es un solo ingrediente en su dieta", me decía Jaime Zabludovsky, presidente ejecutivo del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo, que agrupa a 44 de las empresas más importantes de bienes de consumo de alta rotación. De hecho, fue esta asociación la que encargó el estudio "Impuestos para combatir la obesidad: evidencia en México" al ITAM.

Por estos días un grupo de empresas está terminando de gestar una organización para promover estilos de vida saludables y educar sobre ingesta calórica y activación física. En julio la presentarán en Los Pinos.

Si la obesidad es un problema "multifactorial", las soluciones sin dudas tienen que ser "multilaterales".

barbara.anderson@milenio.com
Twitter: @ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.