• Regístrate
Estás leyendo: Nasdaq desembarca en México con la nueva bolsa
Comparte esta noticia

Nada personal, solo negocios

Nasdaq desembarca en México con la nueva bolsa

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

En el último trimestre del año tendremos la Bolsa Institucional de Valores (Biva), el segundo mercado bursátil del país.

Este proyecto, que trae el consorcio Cencor, que preside Santiago Urquiza, cumplirá dos años desde su anuncio, y está solo a la espera del permiso de concesión que le dará la Secretaría de Hacienda, así como el visto bueno de la CNBV. “Tardamos por una serie de implementaciones internas previas y porque decidimos tercerizar todo el sistema de Biva ni más ni menos que en Nasdaq”, me decía Urquiza. Esta bolsa estadunidense tiene un negocio paralelo que es precisamente ese: dotar a otros pisos de remate de la tecnología de última generación (vía OMX, una empresa subsidiaria sueca).

En el mundo, Nasdaq presta sus servicios de outsourcing en 70 países y es el sistema bursátil detrás de unas 35 bolsas, entre ellas las de Colombia, Chile y Canadá.

“Seremos la bolsa más rápida del mundo, con tecnología de punta que el propio Nasdaq se encarga de actualizar permanentemente”, agrega.

Y en el sector bursátil, como en cualquier otro de la economía, la competencia mejora y hace crecer el “pastel” entero. Así lo experimentaron mercados como Chile (que tiene dos), Canadá (cuatro) o EU (13).

“Las economías que basan su expansión en acceso a capital (como los mercados de valores) crecen en promedio más rápido que aquellas con base en el crédito”, agrega Urquiza; “tenemos que inculcar en los empresarios que el mercado público es su mejor socio para crecer y profesionalizar sus negocios”.

Según los cálculos de Cencor, la llegada de una segunda bolsa al país puede acercar a México al tamaño del mercado de valores que merece por el tamaño de su economía. Porque si bien somos la número 15, en el ranking de las bolsas estamos en el lugar 25. “Hay mucho espacio para crecer tanto en volumen de acciones como en emisoras”, sostiene el presidente de la firma.

Pero para equiparar ese lugar 15 con el 25, el negocio bursátil mexicano debería crecer cinco veces su tamaño; es decir, pasar de 150 a 600 empresas emisoras. Si bien el dato es ambicioso, fue el resultado que lograron en Australia al abrir la competencia en este sector financiero. “Nosotros calculamos que en tres años el mercado puede crecer 50 por ciento en volumen de valores y hasta 200 emisoras”, me dice confiado Urquiza.

El día que Biva haga su ceremonia de “encendido” arrancará en su pizarra con todas las mismas emisoras que hoy cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores, para que la competencia comience a hacer su tarea y que poco a poco las propias empresas empiecen a elegir (por confianza, costos o facilidad de operación) a quedar en ambas o en alguna de las dos.

barbara.anderson@milenio.com

Twitter: @ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.